Diego Costa: el enésimo milagro del Profe Ortega

El hispano-brasileño es el nuevo milagro del preparador uruguayo.

Diego Costa: el enésimo milagro del Profe Ortega
atléticodemadrid

Seguramente que mientras Diego Costa estaba de vacaciones en su Lagarto natal y sabía que su fichaje por el Atlético estaba más que cerrado, no quería oír nada sobre el Profe Ortega. Sabía que lo que le esperaba en Madrid no iba a ser nada fácil. Su bajo estado de forma, por encima de los 90 kilos no presagiaba nada bueno.

El lema del Atlético de Madrid es “El esfuerzo no se negocia”. Si el creador del lema es Simeone, el encargado de ponerlo en práctica es el Profe OrtegaLa labor del uruguayo en el cuerpo técnico del Atlético de Madrid es mantener el engranaje pulido y al cien por cien para que los jugadores puedan llevar a cabo el modelo de juego del Cholo, con las exigencias físicas que ese modelo exige. Durante estos años de trabajo en el Atlético de Madrid ha sabido ganarse el respeto y la admiración de todos los jugadores con los que ha trabajado y eso ha sido debido a su gran formación, la puesta en escena de sus ejercicios y a la cercanía con el jugador.

Según se iba acercando la fecha de su regreso recordaba las palizas físicas a las que asistían en las pretemporadas en Los Ángeles de San Rafael. “Me dan miedo los entrenamientos del Profe, no la báscula”, admitía nada más aterrizar en Barajas. El 4 de octubre comenzaba su particular calvario. Entre las lindezas que Ortega le soltaba. “¡Vuelva al mundo deportivo!”.  Ante esto, el delantero intentó escaquearse e ir con sus compañeros para entrar en el rondo de sus compañeros.

La 'metamorfosis' de Costa

Nada quedan ya de esos más de 90 kilos con los que llegó en septiembre. Hoy luce con un peso cercano a los 80 kilos. Aproximadamente 10 kilos menos que son puro músculo. La puesta a punto del internacional español  no ha sido fruto de la casualidad. Gracias al plan que le preparó el Profe Ortega, hoy vemos al nuevo Costa. Además de las sesiones del Cerro del Espino, el jugador hacía horas extras en el gimnasio de su compañero Fernando Torres, donde remataba cada jornada con boxeo y ejercicios de potencia.

FOTO:atleticodemadrid
FOTO:atleticodemadrid

El propio Diego Costa quiso hacer partícipes a todos sus seguidores de su espectacular cambio físico. En su perfil de Instagram subió un vídeo donde se le veía encima de una bici estática que dejaba ver sus hipermusculados brazos y piernas. Sus propios compañeros alucinan con la versión 2.0 del carioca.

Y Costa volvió

Debido a esa mala forma con la que volvió, muchos dudaban de que volviera a ser el que era en solo tres meses. Pobres ilusos. Solo tres partidos en 2018…pero ¡qué partidos! Al más puro estilo Diego Costa le vimos redebutar en la ida de los octavos de Copa del Rey. Con gol a los cinco minutos de entrar al césped, suspense al dejar en vilo a todos tras recibir un golpe en su pierna derecha y agresividad vista durante todo el encuentro. En Liga, contra el Getafe, más de lo mismo, volvió a marcar y fue expulsado tras celebrarlo con la afición. En ambos se pasó de la euforia a la incertidumbre. El tercero, la vuelta de Copa le vimos, aunque más relajado, hacer gala de su excelente calidad.

FOTO: atleticodemadrid
FOTO: atleticodemadrid

Ya pasó en el Rayo

Esta vuelta a la forma no es la primera vez que le sucede al hispano-brasileño. Estando en el Rayo sucedió algo parecidoEn el verano de 2011 Diego Costa se rompió el ligamento cruzado anterior y el menisco interno de la rodilla derecho. Era la pretemporada rojiblanca y esa lesión haría que el delantero se perdiese los primeros meses de competición. Recuperado fue cedido al Rayo Vallecano. A partir del mes de enero jugaría en Vallecas y cumplió. Fueron 16 partidos los que Costa jugó, pero en ellos dejó su firma en forma de goles en una decena de ocasiones

Estos dos ejemplos demuestran que para el nuevo integrante del barco de Simeone, pasar meses en el dique seco no le hace perder su identidad.

Si hablamos del imprescindible papel del Profe Ortega en la preparación física de los jugadores del Atlético de Madrid, para reforzar más esa creencia hay que ver el caso Arda Turán.

El caso Arda Turán

El turco abandonó las filas rojiblancas en el año 2015 rumbo a Barcelona. Abalado por la calma y lucidez que aportaba en el Atlético fue fichado, bajo la insistencia de Luis Enrique,  con la intención de hacer competencia a Andrés Iniesta –casi nada-. Pero poco queda de ese Arda Turan que llegó a ser una de las estrellas del Cholo. Pero en el Barcelona ha perdido ese estrellato.

Al igual que ha pasado con Costa, el de Turquía se incorporó a las filas culés sin poder debutar hasta pasados seis meses. Pero en este caso, el tiempo sin jugar perjudicó gravemente su rendimiento. Muchos pensaron que era cuestión de adaptación y de esfuerzo, pero nada más allá de la realidad.

FOTO:fcbarcelona
FOTO:fcbarcelona

Solo se recuerdan un par de acciones realmente importantes del otomano en Barcelona. La de Mönchengladbach, en un partido de la fase de grupos de la Champions. Los alemanes se adelantaron en la primera parte y obligaron al Barça a remontar en la segunda. La entrada de Turan revolucionó el ataque culé. Él mismo anotó el 1-1 antes de que Gerard Piqué volteara el marcador. El otro destello de mérito fue en la ida de la última Supercopa de España, en el Pizjuán, donde firmó una soberbia asistencia de gol con el pecho para Suárez. Hasta ahí los gestos decisivos de un tipo que costó 40 kilos.

Nunca sabremos si con las técnicas del preparador físico uruguayo Arda hubiera vuelto al 100% pero lo que sí está claro es que el trabajo con Costa ha sido un milagro.