Listos para Málaga

El último entrenamiento del Atlético ha contado con la presencia de Godín.

Listos para Málaga
Foto: Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid ha realizado el último entrenamiento previo al partido de mañana ante el Málaga CF  a las 16:15 horas en el Estadio de La Rosaleda. La sesión ha comenzado con puntualidad, los hombres de Simeone salieron a las 11.30 exactas al césped con 21 jugadores de la primera plantilla y siete canteranos que tras estar unos minutos con los mayores se retiraron para volver con sus equipos. Savic fue el único jugador del primer equipo que no estuvo presente debido a su lesión contra el Valencia el pasado domingo.

Los que sí estuvieron fueron Godín y Filipe. El uruguayo trabajó al margen  junto a Óscar Menéndez y Daniel Castro, dos recuperadores físicos del club, haciendo varios ejercicios de equilibrio y con balón. Aunque se le preveía unas tres semanas de recuperación, ese tiempo podría verse reducido. Aunque sin mostrar mucho movimiento en esa parte de la cara, se le vio hacer alguna mueca ante la broma de Diego Costa que le pidió una sonrisa. El hispano-brasileño, único en su especie, también estuvo activo en los estiramientos posteriores donde era el que regañaba al Profe Ortega por la dureza de los ejercicios. 

El que sí pudo disfrutar de un entrenamiento rutinario fue Filipe Luis. El lateral ya cuenta con el alta médica de la lesión que le ha mantenido fuera de los terrenos de juego durante nueve partidos y previsiblemente tendrá la titularidad mañana.

En la sesión se vio que Simeone ya tiene perfilado cuál será su once ante el Málaga, pero no dio pistas sobre la hierba. No tuvo lugar el típico partidillo en el que se suele preveer quién jugará y quién no.

Pero en el equipo colchonero no existe la relajación ni el descanso. Durante el entrenamiento el Profe Ortega hizo mucho hincapié en la presión y en el mantenimiento de la pelota. En dos rondos que contaban con grupos mixtos entre los futbolistas del primer equipo y los futbolistas de la Academia, los que sorprendieron gratamente por la capacidad para mantener el balón teniendo delante de sí mismos a los soldados del Cholo. Una prueba más de que en el Atlético de Madrid todos juegan a lo mismo.