El Atlético cree

El Atlético ha recortado cuatro puntos al Barcelona y solo está a siete.

El Atlético cree
Foto: Atlético de Madrid

Despacito y sin prisas el Atlético se ha colado como la segunda opción para optar a la Liga, a solo siete puntos del Barcelona, líder de la clasificación y creen en que la Liga sea rojiblanca. Con el pinchazo de los culés ante Getafe y Espanyol son dos jornadas seguidas de los azulgranas cediendo puntos. Saben que es muy difícil pero ¿por qué no soñar? Por números, es decir matemáticamente, es posible pero si se guían por las sensaciones de los de Valverde se pierden las esperanzas. El calendario se le presenta algo complicado al Atleti pero no dejarán de luchar.

¿Como llegó el Atelti a esta situación?

Todo se remonta a la jornada 16, tras ganar en casa al Alavés y que el Valencia perdiera en Eibar, se colocó como segundo a seis del Barcelona. Antes de Navidad la distancia se amplió al perder en Cornellá y los culés conquistarán el Bernabéu. La primera jornada de 2018 ganaron los dos y siguió igual hasta la jornada 20. En ella, los colchoneros no pasaron del empate en casa con el Girona, mientras que el Barcelona se daba un festín en el Villamarín ampliándose a 11 puntos la diferencia en puntos. Entonces se daba por hecho que la Liga estaba sentenciada, el Atleti se quedaría como segundo. 

Pero la semana pasada, la situación se tornaba en favor de los de Madrid. El Barcelona afrontaba una durísima eliminatoria de Copa contra el Valencia. Esto le pasó factura pues en el derbi catalán se dejaría dos puntos en Cornellá mientras que el Atlético hacia los deberes contra el Valencia. En ese momento nueve puntos les alejaban. Pero tuvo que ser un madrileño el que echará una mano a sus vecinos. El Getafe empató en el Camp Nou y así la distancia se acortaría cuatro puntos quedándose en siete.

Partido a partido

El calendario es la pieza más clave para que Gabi alce al cielo una nueva copa. El conjunto de Valverde se enfrentará a duros rivales. Aunque el camino del Atleti tampoco será fácil pues tiene salidas difíciles.

La batalla comenzará este domingo. El Barcelona visitará Eibar. Ipurua es un campo que da problemas, lo que lleva a pensar en un partido difícil de solventar. También es cierto que los antecedentes son desfavorables para los vascos pues en los últimos duelos les han goleado. La nota positiva es que el equipo de Mendilibar suma 12 citas con ocho victorias, tres empates y una sola derrota. El Atlético recibirá a un Athletic mermado, no podrán jugar ni Raúl García ni Aduriz. La siguiente será la primera salida dura para los rojiblancos. Visitan el Pizjuán y sus experiencias más recientes no son buenas (3-1 de Copa). Por su parte, el Barcelona se enfrenta al Girona.

La jornada 27 será una de las más decisivas. Ambos probarán sus fuerzas en el mismo escenario. Será el Barça-Atlético en el Camp Nou. Ganarles a domicilio es la asignatura pendiente de Simeone pero las estadísticas son buenas. En los últimos años, en distintas competiciones, los colchoneros no sólo han dado la cara sino que han merecido ganar en varias ocasiones. El cabezazo de Godín en 2014 será a lo que se aferren.

Las jornadas 30 y 31 también serán puntos a estudiar. En la primera, los culés visitan al Sevilla. Aunque se les da bien, estará presente el factor psicológico por la final de Copa. En la segunda se disputa el derbi madrileño. Los de Simeone visitarán el Bernabéu, un escenario en el que equipo rojiblanco ha ganado en tres de sus últimas cuatro visitas al rival madrileño en competición liguera. Los 0-1 de la 13-14 y la 15-16; el 1-2 de la 14-15 y el empate 1-1 de la pasada temporada. Paralelamente, el Barça recibirá al Leganés.

Al siguiente fin de semana, el Valencia visitará Barcelona. Los chés son de esos equipos que pueden meter en problemas a cualquiera. Pelean por la Champions y llevarse puntos del coliseo blaugrana es importante. En esa fecha, el Atlético de Madrid recibirá en el Wanda Metropolitano al Levante, al que en la primera vuelta le ganó 0-5.

La anterior no será la única complicación. En la 33 viajarán a Vigo donde ha sumado dos derrotas y un empate en sus tres últimas visitas a Balaídos. En esa jornada, el Atlético también tendrá una salida complicada, a San Sebastián, donde en la pasada temporada perdió.

Y así llegamos a la jornada 36, la jornada del Clásico. Si el equipo catalán no tiene cerrado el título, el Real Madrid podría dársela al Atlético. La posibilidad de dejarles sin título de LaLiga será una tentación muy grande para dejarla escapar. El Atlético, por su parte, recibirá al Espanyol, rival complejo que no se le está dando bien.

Motivos para creer

Es cierto que el Barça no ha perdido un solo partido en 23 partidos de competición regular pero el Atlético solo ha caído contra el Espanyol.  La buena noticia es que ahora llega la Champions y puede significar una distracción para el club catalán como ha ocurrido con la Copa. El Chelsea es el rival al que se tienen que enfrentar y, aunque los blues están en una mala situación, son un duro hueso de roer.

Otro motivo es que el conjunto de Simeone es el equipo más efectivo de la competición. Sólo ha necesitado 34 goles para lograr 54 puntos. Es decir, que cada gol le ha valido 1,5 puntos. Es el que más. En contraposición,  el Barça ha hecho 60 goles para 59 puntos. Es decir, cada gol le ha servido para un punto. Sólo se ha quedado sin marcar en cuatro partidos.

El tercero es su arte para defender. No  se recuerda un equipo tan seguro atrás. La seña de identidad del “cholismo” es la parcela defensiva de la que ha hecho un arte. El equipo rojiblanco sólo ha encajado nueve goles en 23 jornadas. Sólo un equipo, el Girona, ha sido capaz de marcarle más de un gol en un partido (le hizo dos y fue en la primera jornada). Además, de esas 23 jornadas Oblak se ha quedado sin recibir goles en 14 partidos, siendo esta la mejor temporada de su historia a nivel defensivo. Solo un registro se quedó cerca cuando, en la campaña 1990/1991, a estas mismas alturas habían encajado 10 tantos, uno más que ahora. Jan para lo imparable, los de delante crean el muro hasta llegar al ataque pues Griezmann tira de ganas y velocidad para ir atrás y cortar ataques como si de un central se tratase.

La mejor versión de Griezzman llegó en 2018. Son cinco goles y dos asistencias las que han hecho que el Principito esté de vuelta. Su reaparición tuvo lugar frente al Lleida cuando necesitó solo 30 minutos para ver puerta. Contra el Eibar asistió a Gameiro. Ante Girona y Las Palmas también sumó dianas, al igual que en Copa con el Sevilla.

Así las cosas, conseguir que la Liga sea el primer título que pise el Metropolitano es difícil pero no imposible. Y, el Atlético es un experto en hacer posible lo imposible.