¿A Copenhague con todo o esperar?

El Atlético de Madrid vuelve a la Europa League.

¿A Copenhague con todo o esperar?
Fotografía: VAVEL.com

El próximo jueves el Atlético de Madrid vuelve a la competición europea. Vuelve a la Europa League, una competición a la que le debe mucho y que le ha dato tanto. Tras la conquista de la primera copa el club no ha hecho más que crecer y colocarse con los grandes de Europa. Cinco años lleva sin disputarla pues ha estado más enchufado en la Champions League pero solo quedan 48 horas para volver.

El Copenhague es el primer rival al que tendrá que derrotar para llegar a Lyon y llevarse su tercera Europa League. En el club solo hay un lema y es que quieren esta competición y van a luchar por ella, además la ciudad francesa donde será la final les debe una. En 1986 el Atlético de Madrid se enfrentaba al Dinamo de Kiev en la final de la Recopa de Europa. Los rojiblancos no pudieron derrotar a los ucranianos y se quedaban con la espina de no llevarse el título a Madrid. Por eso este año es el momento para conquistar la ciudad y rendir homenaje a aquellos futbolistas.

El Copenhague, a priori, parece un equipo sencillo, aunque es el actual campeón de la liga danesa, no parece que pudiese dar muchos problemas a los soldados del Cholo pero en una eliminatoria como esta todo puede pasar. Los daneses llegan enchufados al duelo después de darse un festín en su liga contra el Randers al que le marcaron cinco goles, cuatro de ellos en solo 13 minutos. Son 180 minutos de enfrentamiento en los que hay una pregunta, ¿cómo debe afrontar la eliminatoria el Atleti? ¿Darlo todo en la capital danesa o esperar a la vuelta en casa?

Lo más fácil y que todo aficionado y futbolista querría es dejar sentenciada la eliminatoria en la ida y jugar relajados la vuelta, pero esa intención podría no salir bien y que en el segundo partido se diese la vuelta a la tortilla y dar la sorpresa. Sin olvidar que la vuelta es en el Metropolitano por lo que dejar algo de incertidumbre y sellar su pase con los suyos sería impresionante más si cabe después del fracaso de Champions. Así, lo más factible es asegurarse un buen resultado a domicilio, sin recibir goles y haciendo los máximos posibles para que, en caso de empate, el valor doble de los goles en estadio rival, sirvieran de algo. Una vez hecho esto, a la vuelta en casa hacer lo mismo.

El Atlético es un equipo muy duro a doble partido, como se ha demostrado en estos años contra el Barcelona o Real Madrid.