Eibar- Betis: El análisis

Análisis táctico del partido que enfrentó al Real Betis contra el Eibar, en el que los armeros se llevaron la victoria por 3-1.

Eibar- Betis: El análisis
Montaje de Iñaki Fernández

El Real Betis cosechó en Ipurúa su primera derrota bajo las órdenes de su  nuevo entrenador, Víctor Sánchez del Amo, derrota algo marcada debido a la rigurosa expulsión del italiano Piccini, que trastocó los planes del madrileño.

Víctor Sánchez arrancó con los mismos once jugadores que consiguieron los tres puntos en el Benito Villamarín frente al RC Deportivo de la Coruña una semana atrás; defensa de cinco con Piccini, Pezella, Bruno, Mandi y Álex Martínez, Ceballos, Donk y Petros por delante, aportando  fuerza y algo de toque, y Rubén junto a Joaquín en punta. Enfrente, Mendilíbar arrancaba con un 4-5-1 con Sergi Enrich como  jugador más adelantado.

El partido comenzó con cierto dominio del equipo local, pero no conseguía llegar con cierto peligro a la meta de Adán hasta la  expulsión a Piccini, falta en la que llegaría el 1-0 gracias a Pedro León. A partir de aquí, el partido se volcó hacia el bando local, que comenzó a apretar con más fuerza.

Cejudo entró por Joaquín, dejando a Rubén solo en punta y aportando más garra en el medio. Pero esto no sirvió y Sergi Enrich puso el 2-0 con el que se llegaría al descanso. Con este resultado en contra, Víctor Sánchez decidió meter a Sanabria para intentar buscar el empate.

El Real Betis consiguió estabilizar un poco el partido, y mantener este resultado buscando un gol que le metiera en el partido. En el minuto 70´, Víctor decidió mover ficha sustituyendo a Petros por Felipe Gutiérrez, jugador con ese último pase que podría ayudar a anotar el primer gol. Y surgió efecto, ya que Rubén Castro logró anotar el 2-1 aprovechando un error de la defensa granota. El Betis se lanzó a por el empate, y en un contragolpe Kike García acabó con las esperanzas de un Betis muy mermado físicamente.

Mucho que mejorar tácticamente el conjunto verdiblanco, aunque es cierto que Víctor Sánchez debe aún debe amoldarse a su nueva plantilla.