Sanabria al fin encontró puerta

El delantero paraguayo del Real Betis marcó su primer gol con la elástica verdiblanca en el partido de Copa del Rey ante el Deportivo de la Coruña. De esta forma, se consagra como el quinto jugador paraguayo en marcar con el Betis en toda la historia del club.

Sanabria al fin encontró puerta
Foto: Raúl Pajares (Vavel)

Tonny Sanabria dio ayer al Real Betis la victoria ante el ex equipo del ahora entrenador verdiblanco, Víctor Sánchez del Amo. 

El delantero paraguayo se adelantó a la defensa del Depor cabeceando a la perfección un centro de Durmisi  que, tras marcharse en velocidad por la banda izquierda, la ponía al corazón del área donde la esperaba Sanabria. 

137 días después de su fichaje, marcó Sanabria

Desde el 15 de julio de 2016, fecha en la que se oficializó el traspaso del ariete paraguayo procedente de la Roma por un total de 7,5 millones de euros, hasta ayer, 29 de noviembre del mismo año, en el que marcó su primer gol con el escudo de las trece barras al pecho, han pasado 137 días. 

Es mucho tiempo de sequía el que ha tenido que afrontar el bueno de Sanabria, que entre lesiones y la situación deportiva del club, no lo ha tenido nada fácil para encontrar un hueco en el once titular del equipo. 

Ayer, el técnico madrileño le dio minutos en el partido de ida de los treintaiseisavos de final de Copa del Rey y no los desaprovechó: marcó el único gol del encuentro en su estadio y ante su afición, y le dio la victoria a un Betis que viajará a La Coruña  con ventaja en la eliminatoria. 

La inversión que el club realizó por él, una presión añadida para su rendimiento

El futbolista nacido en San Lorenzo hace 20 años se crió futbolísticamente en equipos de su ciudad natal. El Club Cerro Porteño se fijaría en él años más tarde, en 2004, y lo incorporarían a su disciplina en la que se mantuvo cuatro años. 

Por motivos laborales de su madre, en septiembre de 2008 Sanabria abandona su país para instalarse en Sitges (Barcelona). Un año le bastó al joven talento paraguayo para llamar la atención de los ojeadores de La Masía, quienes no dudaron en ofrecerle un puesto en los equipos de fútbol base del FC Barcelona. 

Fue allí donde empezó a madurar y a crecer futbolísticamente, aprendiendo a entender el fútbol europeo y sabiendo que tenía toda una carrera deportiva por delante con la que triunfar si se esforzaba. Sin darse cuenta, avanzó hasta el filial del Barça, debutando en Segunda División en la temporada 2013/2014. Consiguió anotar goles en la categoría de plata del fútbol español y, de nuevo, sus actuaciones no pasaron desapercibidas. En enero de 2014, la AS Roma concretaba su fichaje a cambio de 4,5 millones de euros

Al desembarcar en la liga italiana, fue cedido al Sassuolo aún siendo menor de edad, equipo con el que debutó en la máxima competición nacional italiana. 

Sin embargo, su periplo en Italia se redujo a un año. En agosto de 2015, el futbolista era cedido al Sporting de Gijón, equipo con el que debutó en Primera División anotando un total de 11 goles en 29 partidos. Lo que pasó tras la temporada pasada es de sobra conocido: el nuevo proyecto del Real Betis encabezado deportivamente por Miguel Torrecilla y por el entonces técnico verdiblanco, Gustavo Poyet, abonarían una cifra respetable por el fichaje de un futbolista de tan solo 20 años que tendría la ardua tarea de pelear por un puesto que, desde hace años, tiene nombre y apellidos: Rubén Castro. 

Sanabria ya es el quinto futbolista paraguayo en marcar con el Real Betis 

Tonny Sanabria es desde ayer, y tras Mendieta (1975), Diarte (1983), Celso Ayala (1999) y Roque Santacruz (2016), el quinto futbolista de nacionalidad paraguaya que vistiendo la camiseta verdiblanca consigue anotar gol.

Ha sido de esta forma como el jovencísimo talento paraguayo ha entrado en la extensísima historia verdiblanca y, además, haciéndolo en un momento clave de la temporada, con un nuevo entrenador que necesita ver devuelta en forma de alto rendimiento la confianza que deposita en cada jugador. 

Un delantero que, como todos, tiene que vivir del gol y que los necesita para seguir creciendo y para que no sea una estancia de paso la que lo mantiene en la capital andaluza.