Rubén Castro, de vuelta en el momento oportuno

El canario ha comunicado a la dirección de club que su deseo es continuar jugando en el Villamarín, expresando así su intención de reincorporarse al grupo lo antes posible.

Rubén Castro, de vuelta en el momento oportuno
Castro celebrando un gol el año del ascenso. - Juan Ignacio Lechuga

Los acontecimientos así lo han decantado. Parece surrealista el hecho de que en una temporada donde el Real Betis parecía haber conformado un equipo listo para competir en Primera División y listo con un set de delanteros en perfecto estado de forma, las cosas se hayan complicado hasta tal punto que la vuelta de Rubén Castro vuelva a postularse como de primera necesidad. Es una desgracia para el Betis, que en estas condiciones nefastas en las que se encuentra la moral del equipo, haga falta que otra vez Rubén Castro tenga que echarse el equipo a la espalda.

Así se pudo saber a lo largo del pasado martes, donde se conoció que Rubén Castro habría expresado en las oficinas del Real Betis su intención de permanecer afiliado profesionalmente a los verdiblancos. De esta manera, su reincorporación a la disciplina heliopolitana dependerá de que el Guizhou Hengfeng, club en el que estaba cedido, le conceda el permiso para poder ejercitarse bajo las órdenes de Quique Setién, a pesar de que Gregorio Manzano, el actual entrenador del Guizhou, quería presentar una oferta para adquirir al canario en propiedad.

Si bien se debatía hace escaso tiempo entre el beticismo si la llegada de Rubén Castro supondría un problema, la última semana ha supuesto una total seña de que el canario es muy necesario en Heliópolis. La baja por tiempo indefinido de Sanabria, la indisciplina del equipo en el último mes, la pérdida del olfato goleador de Sergio León... han propiciado que los goles del canario sean de primera necesidad en el Villamarín. Todo a coste cero para la entidad; la búsqueda de otro delantero no es necesaria tras el buen rendimiento de Rubén en China. Sin embargo, tal y cómo está la situación entre los jugadores y el sistema de juego, está por ver si ayudará lo más mínimo la llegada de cualquier otro jugador.