Tres puntos más que afianzan el estilo

El Betis se lleva la victoria en Riazor ante un combativo Deportivo gracias a un nuevo gol de Loren, que formó parte de la alineación junto a cuatro canteranos más.

Tres puntos más que afianzan el estilo
Foto: Real Betis

El partido que enfrentó a Betis y Deportivo sirvió a Quique Setién, y en general al club verdiblanco, para sacar más conclusiones positivas que negativas. Empezando por el resultado, el Betis volvió a conseguir la victoria en un partido que, aunque fuera en jugadas aisladas, se les puso difícil en varias ocasiones debido a los contragolpes que montaba el equipo de Seedorf. Dejando a un lado estos ataques gallegos, el partido fue de principio a fin dominado por el Betis.

La cantera funciona

El debutante Junior, el renacido lateral derecho Francis, y el goleador Loren, se sumaron a los más habituales Fabián y Joaquín para formar un once titular en el que hasta cinco canteranos formaron parte de él. Toda una apuesta de Setién que, aunque en la previa del partido formara una pequeña duda en el aficionado verdiblanco, sin duda el rendimiento de todos las disipó, provocando además un orgullo y reflejo del buen trabajo de la cantera.

Junto a los cinco titulares, tres compañeros más, canteranos todos, llegaron a sumar hasta ocho canteranos dentro de la convocatoria bética. Estos jugadores fueron Sergio León, Pedro López y Rafa Navarro.

Un estilo en el que sobran las prisas

Este partido fue el ejemplo perfecto para mostrar que, en el estilo que ha adquirido el Betis, no tiene cabida la prisa. Jugadas elaboradas en las que, ante un Deportivo muy cerrado, el Betis no dudaba en retrasar el balón hacia una defensa, casi siempre clavada en el círculo central, para buscar ese pase interior, o la apertura a banda que lograra un centro lateral, con el fin de perforar la meta que defendía Rubén.

Loren y su idilio con el gol

Por segundo partido consecutivo, Loren Morón volvió a ver puerta. Tras las declaraciones de su propio entrenador, en las que afirmaba que lo importante no era llegar, sino mantenerse, el malagueño volvió a hablar en el campo volviendo a dar los tres puntos a su equipo, como ya hiciera la semana pasada.

Unas sensaciones más que positivas que, si encima se suman victorias, provocan una sensación de bienestar al Betis tanto a nivel de juego como a nivel clasificatorio, alejándose cada vez más del descenso, y descansando en las zonas de mitad de la tabla.