CD Tenerife - Cádiz CF: puntuaciones del Cádiz, jornada 10 de Segunda División

El conjunto dirigido por Álvaro Cervera salvó un empate en el Heliodoro Rodríguez López con un tanto de Santamaría en el descuento y después de haber jugado más de la mitad del encuentro con un jugador menos. Y todo ello ante un rival necesitado de la victoria y que por ello se sabía que iba a ir a por todas ante los amarillos. El punto, sin embargo, no es suficiente para abandonar las posiciones de descenso pero al menos sirve para no despegarse de la pelea por la salvación

CD Tenerife - Cádiz CF: puntuaciones del Cádiz, jornada 10 de Segunda División
Un gol de Gorka Santamaría en el descuento otorgó al Cádiz un valioso punto en Tenerife | Foto: Juan Ignacio Lechuga (VAVEL)

Empate del Cádiz en Santa Cruz de Tenerife que sabe a triunfo. Los de Álvaro Cervera logran un punto que no es suficiente para salir del descenso y que de hecho les deja en la misma posición (decimonovena) que al término de la jornada pasada, pero resulta ser valioso para no desengancharse de la pelea por la salvación, que está a apenas un punto. Asimismo, también es positivo volver a sumar fuera de casa, algo que no se conseguía desde el estreno liguero en Almería (idéntico resultado de 1-1).

El encuentro comenzó igualado y de hecho el Cádiz parecía salir más enchufado al mismo, aunque el Tenerife también generaba mucho peligro sobre todo cada vez que el esférico se aproximaba a la corona del área y a las inmediaciones de Anthony Lozano o Aarón Ñíguez, entre otros. De cualquier manera, el conjunto amarillo tuvo que jugar en inferioridad numérica los últimos minutos del primer período y todo el segundo por una entrada mal medida y fuera de lugar de Alfredo Ortuño, que veía la roja directa y dejaba a los suyos con uno menos cuando la contienda andaba muy igualada y con opciones para ambos de llevarse el gato al agua.

Con la inferioridad numérica, el Cádiz tenía motivos para salir conservador después del descanso y ciertamente lograría amarrar el empate sin sufrir demasiado hasta que a diez minutos del final del tiempo reglamentario Jouini adelantaba al conjunto chicharrero. La situación se tornaba muy gris y todo apuntaba a una nueva derrota cadista, muy dolorosa y ante un rival de la zona baja de la clasificación y por tanto, un rival directo que se escapaba y dejaba hundido al Cadiz en la antepenúltima posición. Pero en esta ocasión el cuadro de Cervera puso toda su fe y el alma para dar una alegría a los valientes seguidores que le acompañaron hasta las islas, y en una acción que parecía tener controlada la defensa local se lograría el premio. Centraba Brian Oliván desde la banda izquierda y aparecía Gorka Santamaría,  ayudado por la diosa fortuna y por la falta de contundencia del meta Dani Hernández, para anotar la diana del empate en el minuto 91. El vasco fue el que tocó último y firmó ese gol, su primero en la Tacita, pero no fue otra sino la ilusión cadista, aún inquebrantable, la que empujó ese balón hacia la portería. 

(0-3: Muy mal / 4: Mal / 5: Regular / 6: Bien / 7: Bastante bien / 8: Muy bien / 9: Fantástico / 10: Excelente / S.C: Sin clasificar)

Álvaro Cervera

| Es innegable que se ha mejorado en estas dos últimas semanas. Aunque no se haya logrado volver al camino del triunfo, el equipo trabaja más en conjunto, pelea y tiene una identidad clara sobre el terreno de juego. Y el técnico por supuesto que tiene parte del mérito, introduciendo variaciones que han resultado acertadas y que han fortalecido al conjunto amarillo, que ahora parece que está más cerca de mostrar su mejor versión. Hoy Cervera tenía la siempre difícil papeleta de tomar las decisiones adecuadas cuando los suyos se encontraban en desventaja y lo cierto es que atinó con las sustituciones, que dieron mucho aire al equipo en campo contrario y, finalmente, el gol en las botas de Gorka Santamaría.

Alberto Cifuentes

| El portero manchego, en su línea: muy correcto bajo palos y en cada acción del juego, dando mucha seguridad al equipo desde atrás. No tuvo demasiada responsabilidad en el tanto de Jouini, en un remate fuerte y bien colocado desde dentro del área.

Carpio

| Cumplió sin brillar demasiado, ya que no pudo aportar demasiado en ataque aunque sí que estuviese correcto en la retaguardia frenando a la banda izquierda chicharrera.

Aridane

| El central canario sufrió un poco en los centros al área desde la banda del conjunto local, no siendo tan contundente e imponente por alto como en otras ocasiones. Sí que fue más importante y decidido en los balones divididos y en las intercepciones en los ataques por dentro del rival.

Sankaré

| Casi lo mismo puede decirse con respecto a Aridane. Fue crucial en las anticipaciones al contrario en las inmediaciones del área y logró sacar el balón desde atrás con la solvencia que se espera de él.

Brian Oliván

| El catalán es inamovible en el carril zurdo, por su fantástica contribución tanto defensiva como ofensiva. Supo empequeñecer a los desequilibrantes oponentes que se le pusieron delante y en campo contrario supo moverse como pez en el agua, de sus botas salió el centro que dio origen al gol cadista.

José Mari

| Es uno de los grandes responsables de la mejoría de este Cádiz. Con él, el equipo ha ganado en seguridad, confianza y calidad en la medular, su trabajo con y sin balón es irreprochable y valiosísimo para el conjunto de Cervera que ya sabe que tiene en él uno de los principales baluartes de su centro del campo.

Abdullah

| Volvió a realizar un trabajo bastante completo, ayudando a los centrales y mostrando sus buenas maneras con el balón en los pies, como de costumbre.

Carlos Calvo

| Segunda titularidad y nuevamente cuajando un papel bastante bueno. Fue uno de los más activos en el primer tiempo realizando algunos disparos peligrosos y encargándose del balón parado.

Rubén Cruz

| Actuación bastante meritoria. Se entendió bien con sus socios del ataque y en los minutos en los que quedó solo en punta supo sostener el ataque cadista en las pocas incursiones que el equipo realizó a raíz de la expulsión de Ortuño.

Álvaro García

| No estuvo a un nivel menor que el resto, pero siendo, como es, uno de los jugadores más desequilibrantes y de mayor calidad del equipo, se espera mucho más de él. La temporada pasada en Segunda B demostró tener las condiciones necesarias para salirse también en una categoría superior, pero en estos momentos está lejos de su mejor versión.

Ortuño

| Estaba realizando, como siempre, un trabajo encomiable batallando sin cesar con los defensores tinerfeños, pero al pichichi cadista también hay que reconocerle sus errores y hoy cometió uno importante. Una entrada a destiempo, muy fea y completamente innecesaria, dejando al equipo con un jugador menos con toda una segunda parte por delante, lo cual lógicamente dificulta muchísimo el trabajo y la misión de lograr un mejor resultado.

Nico Hidalgo

| Mostró muchas ganas en los minutos que tuvo, dando aire y velocidad al conjunto amarillo por la banda derecha. También cumplió el tiempo en el que ejerció de latral, una posición no desconocida para él.

Gorka Santamaría

7 | Apenas tocó balón, pero uno de ellos valió por mil, o en este caso, un punto de oro. Estuvo atento y acertado cuando el equipo más lo necesitaba, llevándose y rematando, no sin una buena dosis de fortuna, un centro de Brian Oliván después de que el portero y un defensa local hubiesen desviado. Tiene mucha hambre de gol y el próximo fin de semana, sin Ortuño, tiene una gran oportunidad para seguir mostrando sus credenciales.

Aitor García

S.C. | Jugó apenas diez minutos, por lo que no se le puede valorar demasiado, pero siempre que sale al terreno de juego pone una gran voluntad.

Árbitro: Pizarro Gómez

| Tomó la decisión de expulsar a Ortuño y lo cierto es que no se le puede recriminar a pesar de las protestas cadistas, ya que la entrada del delantero murciano fue muy dura y sin casi opciones de llegar al balón. Por otra parte, no señaló un penalty claro a favor del Tenerife por manos muy visibles de Sankaré en el área, mientras que los visitantes pueden reclamar un injusto reparto en las amonestaciones al llevarse los andaluces la peor parte en un encuentro en el que cometieron menos infracciones que su rival.