El Celta  ya sabe lo que es ganar en el Sadar

El Celta llega a Pamplona con la necesidad de lograr sus primeros puntos de la temporada, tras una arranque que ha sembrado dudas entre la afición celeste, que ve claro que este año tocará volver a sufrir. Conseguir una victoria en Pamplona se antoja fundamental, allí el Celta ya ha ganado varias veces, la última en la temporada 2013/14 por 0-2, ambos tantos de Nolito.

El Celta  ya sabe lo que es ganar en el Sadar
El Sadar siempre se ha antojado complicado para el Celta, sin embargo el último partido en el Sadar, terminó en victoria./ Foto: EFE

La última vez que Osasuna y Celta se vieron las caras fue en el Sadar en la temporada 2013/2014, en una situación muy distinta a la que se encuentran ahora ambos equipos. El encuentro correspondía a la jornada 36 de la liga y los dos equipos se encontraban en posiciones muy distintas. Mientras que el Celta llegaba con los deberes hechos tras haber asegurado la permanencia en la jornada anterior, Osasuna se jugaba la vida. Estaba en puestos de descenso y necesitaba los puntos como el comer, para no meterse en apuros.

Los hombres entrenados por aquel entonces por Luís Enrique, a priori no se jugaban nada, por eso que el entrenador asturiano alineó un once plagado de jugadores que no habían contado con muchos minutos a lo largo de la temporada. Jugadores como Sergio, Aurtenetxe, Mario Bermejo u Oubiña tuvieron la oportunidad de jugar desde el inicio. Una oportunidad que no desaprovecharon, y posiblemente eso, provocó que Osasuna se encontrase con un rival que no se esperaban. Seguramente los rojillos pensaron que al enfrentarse ante un rival ya salvado, encontrarían más facilidades para llevarse los tres puntos. Y ocurrió lo contrario. Los jugadores del Celta salieron motivados y dispuestos a dar guerra para demostrar a Luís Enrique que también podía contar con ellos.

Desde el inicio el Celta de Vigo se hizo con el control del juego, algo de esperar, por la insistencia de Lucho en mimar el balón y el estilo de juego de Osasuna, que consiste en esperar al rival y salir a la contra. El dominio del esférico se transformó en ocasiones, y las ocasiones en goles. El primero de ellos en el minuto 20, cuando Orellana filtró un pase por el centro, que Nolito recibió al borde del área. El sanluqueño con una clase magistral lanzó una vaselina desde el pico del área, que superó por alto a Andrés Fernández y se coló en la portería. Un nuevo gol para Nolito, que de esta forma confirmaba su espectacular progresión en la temporada, al anotar su decimocuarto gol del curso. El sanluqueño, que había aterrizado en Vigo esa misma temporada, no había tenido un comienzo sencillo en el Celta. Le costó un tiempo adaptarse y en la primera vuelta casi no dispuso de minutos, y por tanto su aportación en forma de goles había sido más bien escasa. Todo lo contrario a lo que sucedió en la segunda vuelta. Luis Enrique empezó a darle oportunidades y en sanluqueño respondió de una forma espectacular. En segunda mitad del curso Nolito firmó unos números estratosféricos. Partido tras partido fue firmando grandes actuaciones y terminó convirtiéndose en pieza fundamental del equipo, y jugador referente. Lo que vino después ya nos lo sabemos todos.

Nolito fue uno de los jugadores del partido, en el que anotó dos goles./ Foto: LFP
Nolito fue uno de los jugadores del partido, en el que anotó dos goles./ Foto: LFP

Con el 0-1, Osasuna se vino arriba en busca del empate, y casi lo consigue, pero es aquí cuando apareció el que terminó siendo en mejor jugador del partido, Sergio Álvarez. El portero de Catoira aprovechó la oportunidad que le dio Luis Enrique a la perfección. Curiosamente Sergio terminaría por asentarse como cancerbero titular del Celta. Hasta en tres ocasiones los rojillos pudieron igualar el marcador pero Sergio se asemejó más a un muro que aún portero, sobre todo en una ocasión, la más clara del partido para los navarros, en la que Sergio, atajó, en una doble ocasión los disparos de Oriol Riera y de  De las Cuevas.

Sin embargo fue el Celta quien volvió a ver puerta, y de nuevo Nolito fue el encargado de anotar el tanto. Tras una jugada elaborada de los de Vigo, Orellana puso un centro desde el lateral del área que Nolito remató en el segundo palo de primeras si dejarla botar. Nada pudo hacer Andrés Fernández para evitar que el segundo tanto del Celta subiese al marcador.

Se le ponía muy cuesta arriba el partido a Osasuna, que lo siguió intentando, para al menos, recortar distancias en el marcador y meter presión a los hombres de Luis Enrique. Casi todas las acciones de peligro de los rojillos las protagonizó Oriol Riera, que lo intentó una y otra vez, pero no fue capaz de batir en ninguna de ellas a Sergio. Aún pudo el Celta rematar del todo a Osasuna con un tercer tanto, pero Andrés sacó un par de ocasiones claras de Aurtenetxe y Santi Mina.

El resultado final dejaba a los rojillos con la soga al cuello a falta de dos jornadas para el final de la temporada. Finalmente bajarían a la segunda división. Ahora que están de vuelta en primera, buscaran la revancha.

Resumen Osasuna 0 Celta 2