Cabeza y paciencia

El Celta de Vigo se enfrenta al Osasuna en el Sadar tras sacar un punto en la Europa League.

Cabeza y paciencia
Cabeza y paciencia. Foto: Vavel

Domingo 18 de septiembre, jornada 3 de la Liga y se enfrentan dos equipos muy necesitados de puntos. El Osasuna llega a esta jornada con un punto y el Celta con cero puntos

El encuentro se espera igualado por como vienen los equipos, que aún no han dado su mejor nivel, en especial el club vigués, que ha mostrado más sombras que luces en los tres primeros partidos de la Liga. Sin embargo, no hace falta jugar bien para puntuar, una muestra es el partido disputado el jueves en Europa League contra el Standar de Lieja.

En ese partido la defensa estuvo mejor que en otros partidos excepto en el gol, que David Costas erró en un pase. En las demás líneas, tanto en el medio del campo como en la delantera, los jugadores estuvieron desaparecidos, y la posesión, que suele ser para el club olívico, fue bastante igualda entre los dos equipos. Además, cabe mencionar que el "Toto" Berizzo cambió el estilo de juego y pasó al 5-3-2. Experimento que es muy improbable que se vuelva a repetir en el partido del domingo, puesto que Osasuna juega con este estilo de juego y que el club de Pamplona acumula muchos jugadores por el centro con líneas muy juntas. 

Tal y como dijo Enrique Martín, entrenador del Osasuna: "Me inspiré en la Juve de Conte con Barzagli-Bonucci-Chiellini. Y luego vi al Girona de Pablo Machín y me identifico bastante con esa forma de defender y de atacar. El año pasado jugamos así y subimos. Tienes que tener dos buenos especialistas en las bandas y te permite jugar con tres centrocampistas, con dos y un mediapunta, con dos delanteros, que casi nadie juega...".

La clave del encuentro estará en la paciencia del Celta, que no sucumba a los nervios de puntuar, que no dé los pases mal, que los jugadores combinen tal y como saben, y que el Osasuna no se aproveche de los errores; sin embargo, Berizzo sabe la importancia que tiene la cabeza para este partido, pues el club navarro jugará con cinco defensas, hará falta un mediapunta para poder dar pases entre líneas. El partido se lo llevará el que menos errores cometa en defensa.