Drazic desata la locura en Zorrilla

Espectaculares minutos del jugador serbio cedido por el Celta en el encuentro de Copa entre el Valladolid y el Tenerife. Anotó dos goles que fueron vitales para la clasificación de los pucelanos.

Drazic desata la locura en Zorrilla
Drazic celebrando uno de los tantos ante el Tenerife (Foto: Laliga)

Dejan Drazic hizo lo que más le gusta cuando salta a un terreno de juego: pasárselo bien. El serbio, que está contando muy poco para los planes de Paco Herrera se redimió en un partido tosco y aburrido, que solo un jugador de su ímpetu y energía podía desatascar en el aguacero que caía sobre el estadio pucelano. Drazic voló de Vigo en busca de minutos y aunque en un principio no los está encontrando, actuaciones como ante el Tenerife le deben abrir (y mucho) las puertas a una posible titularidad con Paco Herrera. El propio entrenador del Valladolid admitió en rueda de prensa posterior al partido de lo peculiar que es tener en su equipo alguien como Dejan: "Ha estado descomunal. No es un chico que tenga calma y esto le asiente, Puede salir a otro partido y tener una revolución contraria a lo que tiene que ser. Cuando sale revolucionado se le vuelve todo en su contra y eso es lo que tenemos que conseguir que estas actuaciones le asienten", afirmaba el técnico pucelano.

Pero Drazic no entiende de pausas, lo suyo es la revolución y para ello entró con el partido muy pausado a falta de 25 minutos para su final. Él solo se encargó de adelantar al Valladolid en el marcador, aprovechándose de un error garrafal de la defensa tinerfeña y regateando a Falcón con mucha clase. Por la banda izquierda, a pierna cambiada fue un filón con los pocos balones que pudo recibir, encarando siempre a un rival que las exigencias del partido le habían agotado. La defensa sufría, Drazic se divertía y la prórroga parecía un castigo para ambos equipos pero no para el serbio, consciente de que el encuentro le brindaba 30 minutos más de diversión y locura.

Y vaya si se divirtió. Controló un balón en el área, bastante escorado a portería pero con una sublime vaselina superó a Falcón y sentenció la eliminatoria. Lo celebró como a él más le gusta, con un baile junto a los aficionados blanquivioletas que no cesaron de animar durante todo el partido. Drazic fue el héroe del partido y actuaciones como estas le darán más oportunidades de crecer como jugador, sea en Valladolid o en Vigo. Cualidades no le faltan, como tampoco esa pizca de locura que tienen los genios.