La lotería de los penaltis

En este artículo se va a recordar la polémica eliminación del Celta a penaltis contra el Granada, el próximo rival en liga de los vigueses, en la promoción de ascenso a Primera División de la temporada 2010-2011.

La lotería de los penaltis
Orellana celebrando su gol en la vuelta de la eliminatoria de la promoción de ascenso en Los Cármenes / Fuente: elmundo.es

Los gallegos se enfrentarán el próximo domingo a las 18:30 contra el Granada, el colista de la Liga Santander. Ambos llegan con la necesidad de conseguir los tres puntos, por un lado, los vigueses quieren retomar la senda de victorias en liga, y por otro, los andaluces llegan con muchas urgencias por salir del último puesto en la tabla de la clasificación y sumar su primer triumfo en esta temporada.

El historial de resultados decanta la balanza a favor del cuadro celtiña, que parece haberle tomado la medida al equipo nazarí, ya que desde que ambos estan en la élite del fútbol español, los celestes han logrado cuatro victorias, tres empates y una única derrota en 2012 por 2-1, en la que dos goles tempraneros, uno de Siqueira de penalti y otro de Torje en el minuto 17, dieron los tres puntos al Granada tras una polémica promoción de ascenso a primera en junio de 2011.

Antes de recordar el fatídico episodio para la hinchada celeste, la temporada de segunda división finalizó con el Granada en quinta posición (68 pt.) y el Celta en sexta posición (67 pt.), sólo les separó un punto de diferencia.

En el primer partido de la eliminatoria, Michu dio ventaja a los celestes saliendo desde el banquillo y marcando un gol a falta de un cuarto de hora para terminar. En este encuentro, Paco Herrera acertó con los cambios arriesgados quitando a tres de sus pilares fundamentales durante la temporada como David Rodríguez, De Lucas y Trashorras. Con la entrada de Michu y de Abalo desde el banquillo, el Celta empezó a generar más ocasiones y a atacar más, hasta que tras un centro raso de Hugo Mallo al segundo palo terminó con el gol del recién incorporado al terreno de juego que ganó la espalda de Nyom para rematar a placer. Aún así, el equipo nazarí no se dio por vencido y tuvieron dos ocasiones clarísimas para empatar, primero un remate cruzado de Collantes y luego un disparo a la media vuelta en el área pequeña de Lucena. El juego fue bastante travado con planteamientos defensivos para arriesgar lo mínimo posible y que convirtieron el duelo de Vigo en un enfrentamiento demasiado lento y poco vistoso para la grada. Hay que tener en cuenta que los dos equipos se jugaban prácticamente a "cara o cruz" los diez meses de trabajo intenso durante las 42 larguísimas jornadas en tan sólo 180 minutos y que cualquier despiste podía ser definitivo.

Sin embargo, en el segundo encuentro el Celta tuvo un recibiemiento hostil por parte de los aficionados del Granada. En este caso fue el cuadro de Fabri que dominó el juego y tuvo las ocasiones más claras durante el partido con dos penaltis fallados por Dani Benítez, cinco palos y el gol de Fabián Orellana, el actual jugador celtiña, que igualó la eliminatoria a los 20 minutos. Roberto Fernández, el guardameta del Granada y canterano céltico, decidió el encuentro desde los once metros, marcando ante Yoel y atajando el penalti decisivo de Catalá. Además, el héroe del partido de ida falló el penalti que le hubiera dado el pase al Celta en la siguiente ronda para ascender.

A diferencia del primero, el equipo local borró del partido a los vigueses que no empezaron a dar sensación de peligro hasta la entrada de Trashorras en la segunda parte. Lesma López anuló un gol legal de Abalo por falta de Aspas a Maínz en un salto. A partir de este momento, el partido fue de ida y vuelta en el que ambos equipos podrían haber sentenciado la eliminatoria pero llegaron a los penaltis, donde el guardamenta del equipo granadino se encargó de sentenciar desde la portería y desde los once metros. Dani Benítez volvió a tirar por tercera vez un penalti en el partido y consiguió poner el esférico dentro de la red. Todos anotaron, excepto Carlos Calvo, que brindó una oportunidad de oro a Michu para el pase a la siguiente ronda  que desaprovechó disparando por encima del larguero. La lotería no le tocó al Celta que acabó jugando con dos menos por las expulsiones de Roberto Lago y Aspas, y quedando eliminados del play-off en la tanda de penaltis en Los Cármenes.