Análisis Granada FC: Cuando todo sale mal

El equipo nazarí pasa por un momento complicado de la temporada, ya que se sitúa en el farolillo rojo de la tabla y sin una identidad de juego clara. La adaptación de sus nuevos jugadores tiene mucha culpa de ello.

Análisis Granada FC: Cuando todo sale mal
Jugadores del Granada esta temporada (Foto: Juan Ign. Lechuga VAVEL)

El Granada FC es, a estas alturas, un mal día que se alarga en el tiempo. Un mal despertar de un proyecto que tenía como director a un entrenador experimentado que no supo adaptarse a las circunstancias. Una directiva que observa más el negocio que el bien del equipo y una cantidad de jugadores desconocidos que no logran entenderse entre ellos (tal vez debido a las diferentes nacionalidades). Para más colmo, el director Paco Jémez, incapaz de ver un atisbo de recuperación en los suyos, arrojó la toalla demasiado pronto, siendo el primer entrenador sustituido esta temporada. Cogió el testigo Lucas Alcaraz, con un estilo de juego totalmente opuesto al anterior laureado técnico, y sigue sin poder encajar las piezas, aunque ha podido frenar la debacle y conseguir algún que otro punto.

Las sensaciones no son buenas. 18 nuevos jugadores en la plantilla, de los que 6 últimos llegaban sobre la bocina, la polémica del nuevo grupo inversor chino, la pérdida de los jugadores clave y con peso y la falta de adaptación a primera ha dejado al Granada como colista con solo 5 puntos en 12 jornadas disputadas y los ánimos en la grada no parecen que vayan a mejorar. Ante el fútbol alegre (o temerario) que intentó inculcar Paco Jémez, ahora Lucas Alcaraz propone un juego totalmente distinto, basando sus puntos fuertes en la defensa y un mediocampo rocoso. Con defensa de 5 y dos carrileros ofensivos, dos medio centros de contención y balas arriba para poder sorprender al rival.

No viaja a Balaídos el Granada con grandes ilusiones sumado en una profunda crisis no solo de resultados, sino también en el vestuario. El propio club aireaba una pequeña discusión entre David Barral e Isaac Cuenca, y el delantero no viajará a Vigo. También está siendo muy criticado su portero, Memo Ochoa, con algunas actuaciones esta temporada muy decepcionantes. Pero saldrá a utilizar el contragolpe, arma que utiliza ante rivales superiores que quieren la pelota y jugadores tiene para ello. Además, ha conseguido empatar sus últimos dos envites ante Deportivo y Valencia, lo que es un signo de pequeña recuperación pero, el Granada, mucho va a tener que luchar para que salga el sol y se convierta en un buen día.