Análisis táctico: Granada CF

Esta jornada el conjunto andaluz visita Balaídos, un equipo serio a pesar de su lugar en la clasificación.

Análisis táctico: Granada CF
El Granada CF celebrando un gol // Fuente:Vavel

Este domingo el Granada visita Balaídos con la intención de llevarse los tres puntos, una victoria más que necesaria para un equipo en horas bajas. Y como dice el refrán, a perro flaco todo son pulgas, ya que a la mala posición en liga, colista con sólo 5 puntos, se ha sumado esta semana un escándalo con el intento de agresión del delantero Barral al exjugador del Barcelona Isaac Cuenca.

En las últimas jornadas, Lucas Alcaraz intenta apuntalar al equipo desde atrás. Con un 1-5-4-1 cierran bien los espacios en defensa para buscar salidas directas al recuperar el balón. Con este sistema táctico han logrado sacar dos puntos en sus dos últimos encuentros ( Deportivo y Valencia) además de ponerle las cosas muy difíciles al Barcelona en el Camp Nou, por lo que no le será sencillo al Celta batir la portería rival. Y si hay algún jugador clave en mantener la portería granadina a cero, ese es Ochoa; el cancerbero está a un gran nivel y el equipo lo agradece.

En el aspecto defensivo, el Granada llegará a Balaídos con la misma idea de futbol que en las últimas jornadas, por lo que se puede esperar un rival con las líneas juntas y ordenado en defensa, intentando no cometer errores y procurando evitar una circulación fluida del balón.  

Cuando consiguen recuperar el balón, la disposición táctica cambia: con la incorporación de Cuenca como carrilero, el dibujo evoluciona hacia un 3-5-2. Buscan constantemente hacer llegar el balón arriba lo más rápido posible, intentando sorprender a la defensa rival. Este año no están logrando hacer muchos goles, pero sí consiguen llegar con claridad al área rival, por lo que el Celta necesitará vigilar este aspecto para no verse sorprendido.

En conjunto, el Granada es un rival muy serio, que no va a facilitar las transiciones de balón y buscará atacar la defensa celeste con balones rápidos a la espalda de los laterales. A pesar de su posición en liga el Celta no puede fiarse, y menos con las bajas que llega al encuentro, por lo que deberá hacer lo que mejor sabe, controlar el balón y moverlo buscando un error en las distintas basculaciones. Sobre el papel, el conjunto gallego es superior pero deberá hacerse con el control del balón si quiere lograr la quinta victoria consecutiva en su feudo.