El Celta muerde al colista

Victoria por tres goles a uno en un partido bastante plácido de los de Berizzo. Los nazarís apenas inquietaron a la portería de Rubén Blanco.

El Celta muerde al colista
Rossi encara a un defensor granadino (foto: Laliga)
Celta de Vigo
3 1
Granada FC
Celta de Vigo: Rubén, Roncaglia, Cabral, Fontàs, Jonny, Radoja, Marcelo Díaz, Wass (Señé, min.81), Iago Aspas (Pape, min.85), Bongonda, Rossi (Guidetti, min.69).
Granada FC: Ochoa, Foulquier, Vezo, Lombán, Saunier, Tabanou (Bueno, min.64), Samper, Uche (Ponce, min.71), Carcela, Pereira (Atzili, min.56) y Kravets.
MARCADOR: 1-0, min.23 Iago Aspas; 2-0, min.38 Bongonda; 2-1, min.87 Kravets; 3-1, min.93 Pape Cheik.
ÁRBITRO: Trujillo Suárez, del comité tinerfeño. Amonestó a Andreas, Samper, Tabanou (Granada).
INCIDENCIAS: Estadio de Balaídos (Vigo). Jornada 13 de la Liga Santander

Visitaba el Granada al feudo de Balaídos necesitado de victorias. Colista y con solo cinco puntos en 12 jornadas los de Lucas Alcaraz no conocen la victoria y su visita a Vigo se antojaba casi fundamental para recuperar sensaciones e ir sumando algún punto para coger aire en la tabla. Sensaciones también necesitaba el Celta de Vigo, después de perder el último partido en Eibar y de no dejar buenas vibraciones ante su afición en el partido de Europa League.

Ambos equipos buscaban morder al contrario ante la necesidad, pero a medida que transcurrió el encuentro, la disputa fue más bien de un pitbull rabioso contra un pekinés enmadrado. El Celta apenas pasó apuros en el encuentro y movió la pelota sobre el lamentable césped de Balaídos como nunca se había visto, con comodidad y contundencia.

Pero no todo fue un paseo triunfal. El Granada salió a morder en los primeros minutos y Kravets olió sangre en el borde del área, pero sin puntería. Tras esa ocasión los primeros minutos, el Celta se hizo dueño y señor, con grandes actuaciones de los medio centros Radoja y Marcelo Díaz.

Con movilidad pero sin peligro, los de Berizzo fueron acercando su juego al borde del área rival, hasta que Aspas quiso. Jugada combinativa con Daniel Wass, carrera por el carril derecho del de Moaña, centro que despeja mal Vezo y el propio Aspas recoge el rechazo en el área pequeña para fusilar al Memo Ochoa. Se ponía muy de cara el partido, mordía primero el Celta y donde más daño hace. Seguía el Celta y seguía Aspas a lo suyo, con magia de genio. Pared con Bongonda (que estaba teniendo un bonito duelo con Foulquier), el belga se planta solo y bate la meta con un buen tiro con la zurda. Lo necesitaba Bongonda y lo necesitaba el Celta, que casi mataba el partido con otra mordida a su rival.

El rival también sabe morder

Con una ventaja clara de 2 goles a cero y sin ocasiones para los nazarís, comenzaba el segundo tiempo casi idéntico al primero. El Granada salía más decidido a encarar la meta de Rubén pero la gasolina le duró poco. Mientras el Celta tocaba, y tocaba, y tocaba en un rondo eterno con los jugadores andaluces en el centro del mismo. Cabral a Fontás, este a Marcelo, el chileno a Radoja, y otra vez a seguir tocando ante la pasividad de los nazarís.

Cabral la tuvo de cabeza en un córner, y Aspas, que le sale todo, casi logra un golazo desde lejos al ver adelantado a Ochoa. Seguía amasando el balón los de Berizzo y el Granada esperaba con ansia una contra que nunca aparecía. Pero apareció la cabralada suprema, ese concepto que estaba casi olvidado y que Gustavo Cabral volvió a recordar a todo aficionado celeste, a pesar de su buen partido. Un pase horrible, corto, dejó solo a Kravets ante Rubén y el ucraniano regateó sin complicación al de Mos para poner el 2-1 al marcador y un poquito de picante al partido a falta de 5 minutos para su final.

Llegó el nerviosismo al seno celeste, que no lograba dar dos pases seguidos y se preparaba para un acoso y derribo andaluz que no llegó. Si llegó la contra ante los espacios dejados por los de Lucas Alcaraz para hincar el diente al rival. Balón a Guidetti, la aguanta el sueco y observa la entrada de Señé, que cede en el área al canterano Pape Cheik para que marque a placer y sentencie en el descuento. Necesaria victoria la del Celta, que se afianza en los puestos medio-altos de la tabla, con vistas a Europa. En cambio, el Granada, sigue naufragando en la Liga Santander en busca de su primera victoria.