Dani Aranzubía cumple 37 años

El exguardameta deportivista celebra su 37 cumpleaños en el que es su primer año de su etapa de entrenador.

Dani Aranzubía cumple 37 años
Dani Aranzubía cumple 37 años. Fotomontaje: Laura Santos (VAVEL)

Daniel Aranzubía Aguado nació en la ciudad riojana de Logroño el 18 de septiembre de 1979. El guardameta ha sido hombre de pocos equipos. Se inició en el Athletic Club de Bilbao, de cuyas filas formó parte desde que empezó en el fútbol hasta los 29 años. En ese momento decidió cambiar de aires, pero sin abandonar el norte. Su nuevo destino fue el Deportivo de La Coruña, donde defendió la portería blanquiazul un total de cinco temporadas y conoció lo que era la Segunda División. Dos descensos, un ascenso y un sinfín de paradas después, Aranzubía puso nuevo rumbo: el Atlético de Madrid. En la capital tuvo un protagonismo escaso, pero le sirvió para aumentar su palmarés. Finalizada su estancia en la capital, el guardameta estuvo un año sin equipo y decidió colgar los guantes en junio del 2015. Ahora el riojano afronta un nuevo reto como entrenador de porteros de la SD Amorebieta militante en el grupo II de Segunda División B.

Toda una vida como portero rojiblanco

El guardameta se adentró en el mundo del fútbol en las categorías inferiores del Athletic Club de Bilbao, pasó tres años en Bilbao Athletic de Segunda División B desde 1996 y dio el salto al primer equipo en el año 2000. Pero no sería hasta el 10 de abril del 2001 cuando debutó en Liga. Lo hizo en un derbi vasco en el coliseo bilbaíno contra la Real Sociedad. Mal debut del riojano que se saldó con tres tantos en su portería frente al único anotado de Ismael Urzaiz a favor de los rojiblancos. Esa temporada jugó únicamente otro partido más, el último de la temporada frente al Racing de Santander donde el arquero no pudo quitarse el mal sabor de boca del debut con la primera plantilla. Daniel recibió dos tantos de Regueiro y uno de Mazzoni para certificar una nueva derrota de los de Txetxu Rojo.

Fuente: Getty Images
Fuente: Getty Images

Poco protagonismo en su primera temporada en el primer equipo y poco protagonismo en la segunda. Iñaki Lafuente era el portero titular indiscutible de los leones, pero la campaña 2002/03 cambiaron las tornas. El trabajo de Daniel dio sus frutos y sentó al titularísimo en el banquillo más de la mitad de la temporada. A partir de ese momento, Aranzubía comenzó a ver la cara de la moneda. Sin embargo, en 2005 comienza una época de vaivenes para el riojano dentro del equipo al volver Iñaki a hacerse con la titularidad en la portería en numerosas ocasiones. Y lo peor estaba por llegar. Lafuente salió cedido al Espanyol, pero Gorka Iraizoz fue fichado por el Athletic en 2007. Aunque el vasco se lesiona de gravedad, Joaquín Caparrós ficha a un nuevo arquero: Armando Ribeiro. Debido a la falta de sitio y oportunidades que experimenta Aranzubía en las anteriores temporadas como rojiblanco, el guardameta decide hacer las maletas y buscar nuevo destino para la temporada siguiente.

Consolidación en la ciudad blanquiazul

Toda una vida en las filas de los leones. Se adentró en el mundo del fútbol en el Athletic de Bilbao y Dani Aranzubía estuvo hasta sus 29 años en el club vasco. Todo apuntaba a que sería un ‘One-club man’, pero no siempre las cosas son lo que parecen. Su buen trabajo y calidad futbolística dieron lugar a que el riojano tuviera ofertas de numerosos clubes donde aprovechar el potencial del guardameta. De entre todas ellas, se decantó por escoger a un conjunto con historia: el Deportivo de La Coruña.

Imagen: Nando Martínez (VAVEL)
Imagen: Nando Martínez (VAVEL)

Desde el primer momento fue titular indiscutible para el once de Miguel Ángel Lotina. Nada más y nada menos que treinta y siete titularidades en su primer año como defensor del arco blanquiazul, las cuales le sirvieron para quedarse en la tercera posición del Trofeo Zamora detrás de Víctor Valdés y Palop. El año siguiente la cosa no cambiaría a pesar de haber llegado a la treintena, edad con la que consiguió su récord de imbatibilidad: 416 minutos dejando la portería a cero.

Las titularidades continuaron en la campaña 2010/11, pero esta sería una temporada agridulce para el de Logroño. La cara de la moneda la vio a nivel personal. Alcanzó las treinta y dos titularidades y recibió únicamente treinta y seis goles en toda la temporada. Esta campaña fue también en la que jugó un partido que no sabía que acabaría siendo inolvidable. Fue el 20 de febrero de 2011 en el Estadio de los Juegos Mediterráneos contra la UD Almería. Minuto 95, último suspiro del encuentro en el que apareció él. Dani Aranzubía anotó un gol histórico en La Liga al alzarse como el primer guardameta que llega a la portería rival. Un remate de cabeza de un córner que quedará para la historia del fútbol español. Sin embargo, a pesar de conseguir en el partido de Almería un importantísimo empate para los herculinos, el equipo no logra mantener la categoría al final de la temporada y desciende a Segunda División tras veinte años consecutivos en la élite.

La división de plata no era el lugar de un club histórico como el Deportivo. Tampoco lo era para Dani y para la gran mayoría de sus compañeros. El riojano, a sus 32 años, asciende con el Dépor a la máxima categoría del fútbol español tras un total monopolio de la portería deportivista esa campaña. El cancerbero fue una de las piezas claves del ascenso al protagonizar grandes paradas durante la temporada que permitieron al conjunto herculino sumar puntos en numerosas ocasiones. Sin embargo, el año siguiente vuelve a ser una campaña con más sombras que luces. A pesar de seguir cosechando buenos números a titulo individual, el portero riojano vuelve a experimentar un nuevo descenso a la Liga Adelante con el conjunto herculino en el que sería su último año como defensor de la elástica blanquiazul.  

Discreto paso por la capital

El trabajo personal y los logros individuales hicieron que uno de los grandes equipos del país pusieran los ojos en Daniel Aranzubía. Un Atlético de Madrid que acababa de ganar la Supercopa de Europa y la Copa del Rey de España fichó al cancerbero de Logroño en la campaña 2013/14. Pero no todo fue tan bonito. Si a los 34 años del arquero le sumas un jovencísimo Thibaut Courtois en estado de gracia, sólo puede haber un resultado posible: el banquillo. Jugó únicamente tres partidos de Copa y uno de Champions. En cuanto a la Liga, disputó únicamente un encuentro contra el Almería, cuyo debut en la competición con los rojiblancos acabó en expulsión en el minuto 84. A pesar de todo, Daniel ganó con el Atlético la Liga española al final de su única campaña en la capital.

Retirada y nueva etapa como técnico

Todo futbolista quiere tener minutos. Ninguno quiere fichar por un equipo para ver los partidos desde el banquillo o desde la televisión de casa por quedarse fuera de la convocatoria. Este es el caso de Aranzubía. En Madrid no acabó de despuntar debido a la competencia y muchas de las ofertas que le llegaron no le parecían lo suficientemente atractivas como para aceptarlas. Esto hizo que se quedase sin equipo en la campaña 2014/15. El estar sin ritmo de competición durante muchos meses y el inevitable paso del tiempo dieron lugar a que Dani tomase una decisión: colgar los guantes después de toda una vida bajo palos.

Un hombre con pasión por el fútbol nunca deja de estar ligado a él. Y así lo demuestra el riojano. Únicamente un año ha pasado desde que anunciase su retirada hasta que volviese al deporte, esta vez como técnico. Aranzubía es actualmente el preparador de porteros de la SD Amorebieta, militante del grupo II de Segunda División B. En las cuatro jornadas que van de la campaña, el equipo vasco aún no conoce lo que es la victoria. Ha experimentado dos empates y dos derrotas frente al Navalcarnero y el Real Madrid Castilla. ¡Mucha suerte para afrontar lo que resta de temporada!

¡Felicidades, Daniel!