Un 'quiero y no puedo' en Málaga

El Deportivo realizó uno de sus mejores encuentros en lo que va de temporada pero el resultado no acompañó a lo visto sobre el césped.

Un 'quiero y no puedo' en Málaga
Imagen: La Liga
MÁLAGA
4 3
DEPORTIVO
MÁLAGA: KAMENI, ROSALES, TORRES, VILLANUEVA, RICCA, CAMACHO, FORNALS, JUANPI, SANTOS (ONTIVEROS MIN.73), CHORY CASTRO Y SANDRO (EN-NESYRI, MIN. 55).
DEPORTIVO: TYTON, JUANFRAN, ALBENTOSA, SIDNEI, LUISINHO, CELSO BORGES, GUILHERME, BRUNO GAMA, FAYÇAL FAJR (CARLES GIL, MIN. 68), MARLOS MORENO (MOSQUERA, MIN. 89) Y ANDONE .
MARCADOR: 0-1, min. 3, Borges. 1-1, min. 21, Santos, 2-1, min. 41, Sandro. 3-1, min. 56, Santos. 3-2 min. 76, Andone. 3-3 min. 81, Borges. 4-3 min. 90, Ontiveros.
ÁRBITRO: VICANDI GARRIDO. AMONESTÓ CON AMARILLA A LUISINHO POR PARTE DEL DEPORTIVO Y A CAMACHO Y JUANPI EN EL MÁLAGA.
INCIDENCIAS: PARTIDO CORRESPONDIENTE A LA 13ª JORNADA DE LALIGA SANTANDER DISPUTADO EN LA ROSALEDA ANTE 13.000 ESPECTADORES APROXIMADAMENTE.

El conjunto de Gaizka Garitano encaraba el duelo en Málaga con rabia después de ver cómo es Sevilla le birlaba los tres puntos en sus estadio en tan solo cinco minutos. Sin embargo los gallegos sufrieron en tierras andaluzas una nueva versión del enfrentamiento de la semana pasada, viendo cómo los malagueños remontaban la ventaja inicial. Aún así el Deportivo se recompuso pero cuando parecía que los herculinos se llevarían algo de su visita a Málaga, Ontiveros realizó la estocada final para dejar hundido a un conjunto débil anímicamente y, en especial, a su técnico Garitano.

Gran inicio y buena primera parte

Los blanquiazules iniciaban el encuentro con varios cambios significativos en el once, a destacar la ausencia del coruñés Pedro Mosquera dando entrada a Guilherme y la presencia del marroquí Fayçal Fajr supliendo a Emre Çolak, uno de los jugadores de moda en A Coruña. El partido no pudo empezar mejor para los visitantes, con un penalti provocado por Bruno Gama, el jugador más activo en el ataque gallego durante la primera parte. Celso Borges no falló y transformó la pena máxima para adelantar a los suyos en el marcador. Se esperaba que el conjunto malacitano tomara la inciativa y se hiciera dueño de la posesión pero no fue así. Los de Gaizka demostraron carácter y dominaron el cuero durante la mayor parte de los primeros 45 minutos, moviéndolo con criterio y gozando de alguna ocasión más en la que pudieron ampliar la ventaja. No fue así y los locales lo aprovecharon.

De nuevo mediante un penalti, el marcador se movería. El costarricense Borges pasaría de héroe a villano al agarrar a un jugador rival en área propia, algo que el colegiado del partido no dudó en señalar. Pese a que Tyton logró acertar el lado, Santos no falló desde los once metros e igualó la contienda. Pero la primera parte depararía una tragedia más para los visitantes: Sandro colocaría el balón en la escuadra para adelantar a los suyos y dejar tocado al Deportivo al borde del descanso. Final de la primera mitad, derrota y la sensación de haber trabajado sin encontrar recompensa.

Una remontada sin valor alguno

La segunda mitad comenzó con dominio local, lo que se plasmó en el luminoso a los diez minutos de la vuelta de vestuarios. Santos aprovechó la confusión y pasividad en la zaga coruñesa para ampliar la ventaja casi confirmando la quinta victoria consecutiva de su equipo en La Rosaleda.

A partir de ahí el Dépor se puso de nuevo las pilas y gozó de sus mejores minutos de juego, asediando el área rival y sumando numerosas ocasiones para poder soñar con sumar algo en campo contrario. Marlos Moreno, más liberado en la segunda parte, fue el encargado de dirigir las ofensivas herculinas con acierto lo que, con la entrada de Carles Gil, se tradujo en el segundo tanto deportivista en el encuentro. Florin Andone cabeceaba un gran centro del valenciano para recortar distancias y anotar por tercera jornada consecutiva después de diez partidos seguidos sin ver puerta. Los visitantes siguieron apretando hasta que Kameni, héroe de los suyos hasta el momento, erró al intentar atrapar un centro que finalmente fue aprovechado por Borges para conseguir el empate. Faltaban diez minutos y con el empuje visto hasta el momento la hinchada gallega soñaba con su primera victoria visitante en lo que va de temporada.

Pero todo se diluyó. El Dépor bajó el ritmo y el Málaga adelantó líneas. Ya en el descuento, Ontiveros se encargó de dejar al equipo blanquiazul sin ninguna recompensa tras un encuentro en el que merecieron más y sin embargo se van con las manos vacías. Derrota cruel y dolorosa de un conjunto con su entrenador en la cuerda floja y que puede deparar consecuencias más allá de la posición del equipo al término de la decimotercera jornada de La Liga.