Dépor 16-17: Una temporada decepcionante

La temporada 16-17 del Deportivo de La Coruña se recordará como una campaña decepcionante para el club gallego y en la que se sufrió más de la cuenta para lograr la permanencia en primera división.

Dépor 16-17: Una temporada decepcionante
Once titular del Deportivo antes de un partido // Depor VAVEL

El Deportivo iniciaba la temporada 2016-2017 con el objetivo de conseguir de manera tranquila la permanencia en primera y soñar con cosas más importantes. Los resultados no fueron del nivel de las expectativas previas. Una temporada dónde sí, se logró la permanencia, pero sufriendo mucho más de lo que los deportivistas quisieran.

La marcha de Lucas Pérez, primer contratiempo

Dos días antes de terminar el periodo de fichajes, el Deportivo perdía a su jugador insignia. Lucas Pérez ponía rumbo a Londres para convertirse en jugador del Arsenal para reforzar su delantera. Con la marcha de Lucas, el Dépor perdía un jugador determinante, que tiraba del equipo y era el jugador emblemático del club.

Con Babel se destapó el equipo

El Deportivo apostó por Ryan Babel para reforzar la delantera. El jugador llevaba años lejos de las ligas competitivas y lejos de su mejor nivel. Después de semanas de adaptación, Babel se convirtió en el jugador referencia del equipo. Con él, Gaizka Garitano encontró un once tipo para su equipo que trajo muy buenos resultados. Con victorias frente a la Real Sociedad o Osasuna y después de un gran encuentro en el Santiago Bernabeu, el Dépor de Gaizka parecía haber encontrado su juego.

Llegó la Navidad y Babel se fue

En el mercado invernal el Deportivo recibiría una noticia muy negativa para su plantilla, otra más. Ryan Babel, que se había convertido en el jugador más importante del equipo, no renovaba con el club coruñés y ponía rumbo a Turquía para jugar en el Besitkas. En ese mercado el Deportivo trajo a Kakuta y Ola John en calidad de cedidos para compensar la marcha de Babel.

El equipo de capa caída y destitución de Garitano

Tras la marcha de Babel, el equipo sufrió un bajón descarado en cuanto a juego y resultados. Desde la marcha del holandés, Gaizka Garitano ya no volvería a ganar un partido como entrenador del Deportivo. En febrero y tras una larga racha de malos resultados, el club prescindía de los servicios del entrenador vasco. Pepe Mel sería su relevo.

El Depor de Mel

La era de Pepe Mel como técnico del Deportivo no podía empezar mejor. Con victorias ante el Sporting y el Barcelona y empatando ante Betis y Atleti, el Dépor de Mel sumaba ocho puntos de doce. Sin embargo, el equipo se deshincho y realizó un último tramo de liga muy triste. Consiguió la permanencia sufriendo hasta la penúltima jornada y sin mostrar un juego para nada atractivo para el aficionado.

Un balance negativo

El balance de la temporada 16-17 es negativo. Pese haber logrado su objetivo, la permanencia, la forma no ha sido la deseada. Se ha logrado la permanencia más por desmérito ajeno que por méritos propios. Por ese motivo, el Deportivo tiene que hacer un cambio radical de cara a la próxima temporada.

Deportivo de la Coruña