Ojo con... Iborra, un capitán bestial

El gigante español es una bestia en el medio campo y es uno de los mejores medios de La Liga sin duda alguna.

Ojo con... Iborra, un capitán bestial
Imagen: Juan Ignacio Lechuga - VAVEL

La Sociedad Deportiva Eibar tendrá delante el sábado a partir de las 18:30 horas un centrocampista que es clave en el Sevilla por su altura. José Luis Mendilibar tendrá que preparar una buena medular para que Iborra participe lo menos posible en el juego del conjunto sevillista.

El capitán destaca por su carisma

El jugador tiene lograda la titularidad y sobre todo la responsabilidad de ser capitán, algo que en el Sevilla es muy importante ya que el conjunto andaluz juega casi todas las temporadas en competiciones europeas e Iborra sabe muy bien que tiene que dar ejemplo al resto de la plantilla. Ha comenzado a ser el líder esta campaña ya que el medio defensivo Krychowiak salió rumbo al PSG y le tocó al español ser el jefe del centro del campo. Así pues, las defensas del conjunto vasco tendrán que tener mucho cuidado con sus pases ya que el 70% son letales.

Explotó en el Levante

El jugador fue durante varias temporadas el ídolo de los aficionados del Levante, que lloraron mucho tras su marcha, y los resultados lo dicen, llegando a jugar 40 partidos y marcando una buena cantidad de goles. El jugador logró llegar a meter a su equipo, actualmente en la Segunda División, en las competiciones europeas, pese a que en la competición Iborra no cuajó una gran competición.

Especialidad: robar balones

Iborra se luce con las asistencias y es un gran apoyo para los de arriba, que buscan el pase de todas las maneras, como es normal. El jugador visita a un equipo que está muy bien en defensa y que no le permitirá ni la mas mínima tontería. Lo que sí es verdad es que el Sevilla es el claro favorito ya que tiene mayor presupuesto y ha empezado como una bala, siendo el segundo clasificado, y gran parte de la culpa la tiene Vicente Iborra, un jugador que está brillando en una temporada que por boca del sevillismo y él quieren seguir aumentando. Así pues, habrá que ver cómo se le da a Iborra, que está con hambre de seguir creciendo.