El Eibar se cae en la segunda parte

El equipo armero, repite una tendencia. En los segundos tiempos, su producción disminuye en el acierto de pases, remates a puerta y situaciones de peligro. Además, le convirtieron cuatro de los seis goles encajados en este período. Repasamos el balance del desempeño vasco en el último partido y cómo retrocede el rendimiento el equipo azulgrana.

El Eibar se cae en la segunda parte
Foto: Ricardo Larreina-Vavel-.

La visita de Eibar al estadio de La Rosaleda fue con derrota 1-2 para los de Mendilibar, ante el Málaga Club de Fútbol. Los vascos, acumularon su segunda caída en esta condición de tres visitas (sólo puntuó ante el Granada CF). Durante el primer tiempo, en los 30 iniciales, los vascos dominaron las acciones. Se hicieron con el balón, lo controlaron por intermedio de Jota Peleteiro, quien fue el jugador más incisivo y la escuadra blanquiazul sufrió. En efecto, los de Juande Ramos retrocedieron en el campo. Sin embargo, con los minutos el equipo de la Costa del Sol tomó las riendas del partido. Después de tocar fondo tras el gol de Nano, Sandro Ramírez encabezó la remontada que terminó de sellarse por intermedio de Youssef En-Nesyri en el 75 de partido.

Alternativos y titulares

Se observó un Eibar durante la primera parte (hasta el minuto 30). Luego, otra imagen diferente. Como factores, el estado físico y el desempeño distorsionaron el matiz del azulgrana. Además las variantes introducidas (nueve en total), mermaron la producción del armero. Por empezar, la seguridad y solidez que le otorgaron Ander Capa y  Antonio Luna en los laterales anteriormente, fue antagónica en la labor de Anaitz Arbilla y David Juncà. Su presencia en la faceta ofensiva fue nula y en defensa adquirió irregularidad, ya que los dos goles provinieron por las bandas. 

Igualmente, en la zaga. El compañero de Florian Lejeune fue Mauro Dos Santos y divergió con respecto a Alejandro Gálvez, el titular del último sábado. El argentino, sintió el buen andar de Sandro y tras el ingreso de En-Nesyri, se evidenciaron falencias en la zona central de la defensa. Por otro lado, en el centro del campo, el volumen de juego que le concedió Dani García (expulsado), en Gonzalo Escalante no estuvo a la altura su rendimiento. Del mismo modo en el juego por las bandas, tanto Jota Peleteiro y Takashi Inui, en ofensiva contribuyen eficazmente aunque defensivamente hacen agua, mientras que mejor Bebé y Pedro León se adaptan a esta función. En donde más equiparado está, es en el mediocentro ofensivo y el otro pivote. No existen prácticamente diferencias entre Kike García y Adrián, por su parte, Rico mantuvo la titularidad (el único junto a Lejeune). Finalmente, en punta Nano se encuentra lejos de Sergi Enrich, en cuanto a aporte al equipo. El de Ciudadela adquiere consenso en el juego con la pelota y sin pelota, un centrodelantero que pivotea, se tira a la banda, aguanta de espaldas, define de frente al arco, genera faltas constantemente y tiene gol, además de ser un atacante astuto. Nano no ha asentado estas cuestiones, sobre todo de espaldas. Los puntos más positivos, es más veloz que el exAlcorcón y funcionaría mejor como un delantero por fuera.

Goles recibidos en segunda parte

Desde que empezó la temporada, para la Sociedad Deportiva Eibar repitió una tendencia, recrudeciéndola en los últimos compromisos. Al igual que en el partido frente a Granada CF y Sevilla FC,  los primeros tiempos o son muy buenos y tras el descanso el equipo armero se viene abajo. Las estadísticas lo avalan, de seis goles encajados cuatro corresponden a este período. En la jornada 1 (Deportivo La Coruña), Pedro Mosquera (’69) y Lucas Pérez (’87). Luego, Artem Kravets (’76) en el Granada CF. Por último, Youssef En-Nesyri (’76) en la jornada precedente. En caso de haber finalizado los partidos en el 69 de partido, los eibarreses tendrían 11 unidades (a un punto del líder, el Real Madrid CF). Además, mantuvo el cero ante Valencia CF y en dos ocasiones, le dieron vuelta el marcador (Dépor y Málaga), una vez comenzó y terminó ganando (Granada CF) e igualó una desventaja (Sevilla FC).

Pases, situaciones creadas y remates

En el partido a partido se marcan las distinciones entre la primera y segunda parte. En el debut liguero ante el Deportivo La Coruña, los eibarreses concedieron 165 pases correctos y 127 en la segunda. De ellos correspondieron, 40 en el tercio superior (etapa inicial) y 21 (complementaria). En ocasiones creadas, seis a contra cuatro gana la segunda parte. Ante el Valencia CF, la impronta se repite: 120 pases con destino ante 64 favorecen al primer tiempo, 36 a 15 domina la etapa inicial en el sprint final del campo. En este partido, la excepción a la regla cuatro contra lidera la segunda parte. Mientras tanto, en ocasiones creadas  también (cuatro a tres).

En Granada, prosigue esta impronta. Los pases concedidos 82 a 43 para la inicial. En el tercio superior, 14 a 17 en otra rareza que se suma a la de remates, cuatro a seis del segundo tiempo. Contrariamente, las ocasiones creadas tres a dos. Frente al Nervión, los armeros acertaron 161 pases (44 tercio superior)  contra 96 (36 en el tercio superior), tras el descanso. Reincide la estadística, en remates (siete a tres) y en ocasiones estuvo igualada (dos a dos). En el último partido, 159 pases acertados (35 en el tercio superior) y 95 (16 en el tercio superior). En tiros y ocasiones la tendencia se repitió: siete a cinco en disparos e igualdad en oportunidades creadas (cinco por parte).

Balance general

En síntesis, se observa que tras cinco jornadas los de Eibar disminuyen su producción en las segundas partes, tanto en pases, ocasiones y remates. De 687 pases acertados en la primera parte (169 en el tercio superior) sobre 942, el porcentaje de efectividad es de un 73%. Por el contrario, en la complementaria el número desciende en efectividad: 346 pases de 675 posibles (105 e 361 en el tercio superior), con una eficacia del 51% (29% en el último tercio). Asimismo, las ocasiones generadas en la primera parte (19) son superiores a las de la segunda (17). Además, la falta de puntería en los remates es mayor durante la complementaria (ocho desviados contra 13) como así también en el acierto a rematar a portería (12 a diez).