Víctor Sánchez del Amo, poco tiempo como entrenador, pero apunta alto

El técnico madrileño ha pasado ya por grandes equipos a pesar de su corta trayectoria en los banquillos

Víctor Sánchez del Amo, poco tiempo como entrenador, pero apunta alto
(vavel.com)

Víctor Sánchez del Amo se enfrenta a uno de sus primeros grandes retos como primer entrenador en el fútbol. Seguramente, el técnico madrileño sea más conocido por su carreara futbolística, durante la que jugó en el Real Madrid (1995-1998), Racing de Santander (1998-1999), el Deportivo de la Coruña (1999-2006), Panathinaikos (2006-2007) y Elche (2007-2008).

Pero tras colgr las botas en el año 2008, comenzó su etapa como entrenador. Y lo hizo de la mano de Míchel González en el Getafe, donde militó como segundo entrenador, al igual que hiciera en el Sevilla CF y en Olympiacos.

Tras cuatro temporadas como asistente de Míchel, emprendió su etapa como primer entrenador en uno de los clubes que le vio jugar, el Deportivo de la Coruña, donde llegó a mitad de temporada para tratar de rescatar al equipo del descenso. Tras lograrlo, el club le renovó una temporada más, en la que consiguió mantener al equipo en puestos europeos durante varias jornadas, aunque finalmente tuvo que sufrir por la salvación y salir del club tras verse envuelto en varias polémicas dentro del vestuario, por lo que fue destituido. En verano de 2016 llega de nuevo a Olympiacos, pero es destituido a los pocos meses tras ser eliminado en la ronda previa de Champions League.

El destino le vuelve a relacionar con Míchel, técnico que sonaba para el Betis, y cuyo fichaje al parecer no se hizo por su pasado sevillista. Finalmente llega al Betis hace tan solo unos días para tratar de reconducir el equipo tras la mala situación con Gustavo Poyet, consiguiendo ganar en su primer partido en el banquillo verdiblanco.

La mayor capacidad de Víctor como entrenador es saber ajustar el equipo en función del rival. Se habla de él como un técnico muy analista del rival, que plantea los partidos en función de las capacidades del contrario, por lo que no tiene un esquema táctico definido. A lo largo de estos años ha jugado con todo timpo de esquemas, por lo que necesita unos jugadores versátiles que le permitan adaptarse a cada partido. Y eso, en el Betis lo tiene.

En su primer partido ante Las Palmas ya ha demostrado esa habilidad, neutralizando totalmente a la poderosa delantera y media del conjunto canario y marcando dos goles, ambos a balón parado, otra de las facetas que sabe explotar bien el madrileño.