El Eibar, en la mitad de su objetivo

Transcurrido un tercio de Liga, el equipo armero con 21, tiene la mitad de los puntos, teóricamente, necesarios para lograr la permanencia, objetivo principal de los vascos.

El Eibar, en la mitad de su objetivo
Sergi Enrich celebrando un gol | Imagen: Ángel Ezkurra - VAVEL

Ahora que muchos escolares y universitarios están inmersos en su exámenes y si hay que aplicar un paralelismo con la trayectoria deportiva de los azulgranas, se puede decir que el Eibar en un estudiante aplicado. Y es que, llevando exactamente un tercio de la competición, los armeros suman 21 puntos, la mitad (teóricamente) necesarios para mantenerse en Primera un año más. Incluso siguiendo esta progresión en la puntuación se podría hablar de puestos europeos, pero esto, de momento, está prohibido hablar en Ipurua, siendo la permanencia el objetivo único y real.

Veintiún puntos que se han cimentado sobre todo en Ipurua donde se han conseguido 16 puntos y además se supera el arranque liguero de las dos últimas temporadas (16 puntos en la 14/15 y 200 en la 15/16), por lo que se puede afirmar que el buen rendimiento en las primeras vueltas no es casualidad. Ahora toca ver, en cambio, si el bajón que sufre el equipo en las segundas vueltas, es algo de lo que los de Mendilibar han aprendido o se vuelve a repetir un año más haciendo sufrir más de lo debido a los aficionados armeros.

No obstante, para paliar la posibilidad de un nuevo bajón en las segundas vueltas, la entidad se ha movido desde verano, aumentando ostensiblemente el nivel de la plantilla respecto a la del año pasado de tal manera que Mendilibar pueda tener un amplio abanico a la hora de elegir el once de cada jornada y dar descanso a través de las rotaciones, las cuales han servido para que prácticamente todos los jugadores de la plantilla azulgrana hayan gozado de un mínimo aceptable de minutos, y es frecuente que en cada once el míster de Zaldívar incluya un par de novedades respecto al anterior partido.

Otra decisión importante fue la de renovar y ampliar los servicios médicos del club. Los dos años anteriores, las lesiones, sobre todo las de carácter muscular, asolaron a la primera plantilla y raro era el partido en el que la enfermería estaba libre. Este año se puede observar que ha habido un descenso significativo del número de lesionados, por lo que, de momento, parece que dicho cambio ha sido favorable. Por esta y las demás razones mencionadas, se espera que el Eibar consiga una salvación holgada, y partir de ahí, soñar con cotas mayores.