Messi, el as de los pases de gol

Ya en la última jornada de liga, el Eibar viajará hasta Barcelona para enfrentarse al conjunto dirigido por Luis Enrique, que está obligado a ganar si quiere tener alguna opción de ganar La Liga.

Messi, el as de los pases de gol
Messi, ante Illarramendi en Anoeta | Imagen: Óscar Alonso - VAVEL

Fuera de la lucha por entrar en la Europa League desde hace semanas, el Eibar está en la zona tranquila de la clasificación al completar una magnífica temporada con Mendilibar al cargo del equipo. Han hecho un juego muy atractivo y la afición ha estado encantada con el rendimiento del equipo a lo largo del campeonato liguero. 

Antes de poder irse de vacaciones, el conjunto armero tendrá la difícil misión de intentar lograr algo positivo del Camp Nou. El Eibar se enfrentará frente un duro rival en su lucha por hacerse con La Liga y tener la oportunidad de hacer un doblete esta temporada junto con la Copa del Rey que jugará la final el próximo 27 de mayo frente el Alavés. 

Leo Messi llega en un momento muy dulce

El astro argentino se ha superado una vez más y a sus 29 años ha estado capaz de hacer 35 goles y repartir 10 asistencias en 33 partidos jugados. Cierto es que la zaga del Eibar no solo se tendrá que centrar en Messi para el partido de mañana, Neymar y Suárez forman junto Messi una delantera temible -la famosa 'MSN'-, quizás la mejor del mundo. Entre los tres jugadores esta campaña han realizado 75 goles y 33 asistencias. Unos números extraordinarios pero normales debido a la calidad de ellos. 

Cada año que ha ido pasando Messi ha sido capaz de reinventarse poco a poco. Cuando empezó a destacar con el Barcelona, Rijkaard lo alineaba en el extremo derecho para aprovechar así su descaro para irse por agilidad de todos los jugadores rivales posibles. Ahora, unos años más tarde, su posición ha ido cambiando hasta tener un papel más de organizador y enlazar el mediocampo con la delantera, aunque su hambre gol no ha bajado en absoluto, todo lo contrario, ha ido aumentando a medida que han pasado los años.

El Eibar tendrá que rezar aparte de hacer un juego lo bastante bueno para terminar la temporada con una victoria fuera de casa delante un Barça que no perdonará ni una

Eibar