Guía VAVEL Eibar 2017/18: Joan Jordán, trabajo y polivalencia

Con la llegada de Joan Jordán al Eibar, Mendilibar se asegura tener la medular cubierta con un jugador muy trabajador y polivalente.

Guía VAVEL Eibar 2017/18: Joan Jordán, trabajo y polivalencia
Joan Jordan, el día de su presentación como jugador del Eibar | Imagen: Ángel Ezkurra - VAVEL

Joan Jordán es un jugador talentoso, que además de ello ha demostrado ser trabajador, un jugador que se entrega al máximo en cada partido y que puede ser el mariscal de su equipo. Función, que, a día de hoy, cumple de manera acertada, el capitán, Dani García. Ambos son jugadores con mucho recorrido, que abarcan gran parte del terreno de juego y que, sobre todo, son solidarios en defensa.

Este último año en el Real Valladolid ha sacado a lucir todo su fútbol. Ha demostrado ser un "currela" futbolísticamente hablando, al estar en todas partes, tanto en ataque, como en defensa. Asimismo, ha mejorada facetas de su juego que quedaban por pulir, como puede llegar a ser el mero hecho que abarcar más campo o el medir los tiempos, tomando así, decisiones más acertadas sobre el verde. No obstante, en Pucela ha hecho gala de sus cualidades ofensivas. Sacando su lado más vertical y profundo, al verse obligado a jugar en banda, en ocasiones puntuales. Con ello, ha aprendido a adaptarse a cualquier puesto, convirtiéndose en un jugador muy pero que muy polivalente. Polivalencia que lo hace aún más útil para sus técnicos, en caso de que el equipo lo requiera. Puede llegar a actuar de mediapunta, donde incide con mayor frecuencia en la finalización de la jugada, bien sea mediante el último pase o siendo él, el goleador. También se le ha visto escorado a banda, poniéndose en la piel del extremo más puro y sacando el mayor partido posible a su capacidad regateadora y a su velocidad. Por último, el Joan Jordán más jugón, el Joan Jordán más preciso y también el más trabajador, se ha visto en el pivoteAhí es donde saca su mejor versión, siendo el lugar en el que se encuentra a si mismo y donde más aporta al equipo.

Está por ver si acaba encajando en el esquema de 4-4-2 de José Luis Mendilibar, pero no parece que eso vaya a ser un problema viendo su historial. Lo más preocupante podría ser la falta de minutos. Al tratarse de un jugador tan joven, es necesario que cuente con tiempo de juego asiduamente, para que siga creciendo y progresando como futbolista. Dicho esto, la SD Eibar se ha hecho con los servicios de uno de los centrocampistas del futuro, que porque no, puede acabar siendo el timón del equipo, en un futuro no muy lejano.

Eibar