Un voluntarioso Osasuna doblega al Eibar

Osasuna ganó 2-0 en un partido marcado por la falta de mordiente de los de Mendilibar y el empuje de los rojillos, que quisieron dar una buena imagen a su afición en su estreno en El Sadar.

Un voluntarioso Osasuna doblega al Eibar
Arzura y Escalante caen en un lance del juego / Foto: SD Eibar

La Sociedad Deportiva Eibar cayó ayer ante el Club Atlético Osasuna en el estadio de El Sadar por dos goles a cero. Ese partido supuso la presentación de los rojillos ante su público y Osasuna lo tomó en serio e hizo las cosas muy bien.

Como es habitual, el Eibar comenzó el encuentro presionando y tratando de hacerse con el dominio del juego. En el minuto 2 los armeros estuvieron a punto de abrir la lata pero pasados los primeros compases su superioridad fue diluyéndose. Osasuna dio la cara y poco a poco fue imponiéndose en cuanto a posesión, si bien las oportunidades de uno y otro equipo escaseaban... hasta que David Rodríguez puso por delante al conjunto entrenado por Diego Martínez en el minuto 36. A partir de ahí, con un Roberto Torres inspirado, Osasuna confió en la victoria y le aplicó a su rival una buena presión. Así llegó el pitido intermedio y, con el 1-0 reinando y la sensación de que los rojillos tienen ganas de volver a Primera y un buen equipo para lograrlo, los visitantes pensaban en cómo reponerse. El Eibar necesitaba meterse de nuevo en el partido y cambiar la actitud.

Cuando dio comienzo la segunda mitad los de José Luis Mendilibar intentaron amenazar la portería enemiga y el meta rojillo, Sergio Herrera, evitó que Kike García pusiera el empate. Era evidente el cambio de disposición en los azulgranas, aunque Osasuna no bajó la guardia por completo. Nuevamente Roberto Torres, guía del equipo navarro, probó suerte sin éxito. El 1-0 se mantenía entonces y la perspectiva del empate no era demasiado atractiva para los locales. Querían regalar el primer triunfo a su afición, aun en pretemporada. Los cambios introducidos por su entrenador quitaron el cerrojo en los últimos minutos. La puerta se abriría de un momento a otro y así fue: centro mordido de Fran Mérida y Xisco marca el segundo en el 89. Eso fue todo en un partido que, aunque el Eibar no puede tomar como referencia real de su juego, si le servirá para reorientar algunos aspectos, como la incidencia en ataque. Osasuna sí lo aprovechó para regalar ilusión a los suyos tras una temporada difícil.


Share on Facebook