El largo camino de Juncà hasta la gloria

En este artículo repasaremos la trayectoria del actual lateral izquierdo del Eibar, David Juncà, el qual tuvo que marcharse de su tierra para terminar recalando en Girona y llegar libre al conjunto armero.

El largo camino de Juncà hasta la gloria
David Juncà en un entrenamiento con el Eibar - (SDEibar)

David Juncà Reñé empezaría su carrera deportiva cuando fue inscrito en su equipo local el Riumors, en este, demostró que valía para este grandísimo deporte, con lo que le sirvió para que la Unió Esportiva Figueres, se fijase en él y lo inscribiera en su plantel. 

Su progresión no se cortaría y el Barcelona lo inscribiría en su fútbol base, durante dos campañas. Ahí Juncà mejoró sus cualidades y después de dos años de azulgrana, el catalán, emigraría a las Islas Baleares para jugar con el Mallorca.

Después de otros dos años, en 2010 volvería a sus tierras natales para jugar con el club que lo llevó a primera división, el Girona FC, en el conjunto rojiblanco, demostró un gran potencial y no tardó en llegar al primer equipo. Con la edad de juvenil, el de Riumors, ya se le pudo ver entrenando con el primer equipo, algo que acostumbra a pasar en Montilivi, en el mismo año de su llegada.

Su debut, así entonces, no se demoraría en llegar, entrenando regularmente con el primer equipo. El día en que su esperado sueño se haría realidad, sería un 17 de diciembre, en el Girona-Nàstic de Tarragona, donde el conjunto tarraconense caería en Montilivi por 3 goles a 2. Sin desviarnos del tema, Juncà, entraría en sustitución a Ferrán Corominas, el máximo goleador de los rojiblancos, en el 89, Raúl Agné, efectuaría el cambio.

En esa misma temporada, esta vez con Josu Urribe, después de la destitución de Raúl, el técnico asturiano, alinearía por primera vez en su carrera, a Juncà, en el once titular haciéndolo jugar los 90 en la derrota por 0-1 ante el Celta de Vigo. En esa misma temporada, Juncà consiguió jugar ocho partidos jugando cinco de titular y empezando, el resto, desde el banquillo.

En la siguiente, temporada, alternando con Girona B y primer equipo, se pudieron ver algunas pinceladas de lo que podría llegar a ser como jugador. En esta temporada, consiguió jugar una 10 encuentros, en el primer no ascenso del Girona. Los gerundenses cayeron contra el Almería en la final de los playoffs, com un global de 4-1 a favor de los andaluces, que con este resultado, consiguieron volver a la máxima categoría.

En la siguiente temporada, el panorama cambió totalmente respecto a la anterior. Las victorias se convirtieron en derrotas. Y pese a que Juncà ya fuera miembro de la primera plantilla, su protagonismo no llegaría hasta que Pablo Machín se hiciera cone el equipo, a falta de 13 jornadas y a 9 puntos de la la permanencia. El soriano, actual director técnico, revolucionó y sorprendió con una defensa de tres centrales y dos carrileros, juntamente con tres mediocentros y dos delanteros (3-5-2). Machín no tardó en ver las características de Juncà, y este lo alineó en el carril zurdo, dejando así en un segundo plano al, hasta el momento, actual lateral titular, David García. 

En esta posición, el altoampurdanés, se adaptó a la perfección. Su uno contra uno, su zurda y su buen hacer en defensa con una gran zancada hicieron que David se hiciera señor y amo de dicha posición.

Tras conseguir la permanencia en la última jornada ante un relajado Dépor. David Juncà, encararía su cuarta temporada en el Girona. En esta temporada fue protagonista en el inicio y final, ya que por culpa de una grave lesión, le impidió llegar a los 20 partidos con la zamarra gerundense del 2014/2015. En esta está temporada, el Girona, conseguiría su segundo y más conocido no ascenso, con el famoso, gol del Lugo, que dejó al Girona traumado.

Pese a no conseguir el ascenso colectivamente, se ganó el ascenso individual, gracias a sus grandes actuaciones con el Girona. El Elche apostaría por él, haciéndolo un precontrato. Sin embargo, tras el descenso administrativo del conjunto ilicitano, permitió al Eibar ocupar su plaza. 

Con los planes de futuro trastocado, el equipo que ocuparía la plaza de lo que pudo haber sido su equipo, el Eibar, le abrió las puertas a la primera división y así Juncà llegaría a la división de oro.

Otro dato a destacar es que, pese a que se conoce a Juncà por jugar en la demarcación de lateral izquierdo, su posición inicial fue la de extremo izquierdo. Pero a medida que fue quemando etapas, su posición se fue retrasando hasta el punto de llegar a jugar de defensa. La raíz de su gran habilidad para incorporarse en ataque.