Siguen las alegrías

El Eibar gana con autoridad al Espanyol para mantener la buena línea que se ha formado en las recientes jornadas. Jordán anotó a sus ex compañeros para finiquitar.

Siguen las alegrías
El Eibar celebrando un gol. | Foto: Ángel Ezkurra / Vavel
SD Eibar
3 1
RCD Espanyol
SD Eibar: Dmitrovic; Capa, Oliveira, Arbilla, Juncá (José Ángel, min. 51); Ivi, García (Escalante, min. 77), Jordán, Inui; Kike (Sarriegui, min. 87), Sergi Enrich
RCD Espanyol: Pau López; Sánchez, David López, Hermoso, Caricol; Jurado (Melendo, min. 62), Darder, Fuego (Granero, min. 55), Piatti; García (Baptistao, min. 6), Moreo
MARCADOR: 1-0, min. 9, Kike, 2-0, min. 38, Ivi, 3-0, min. 69, Jordán (penal), 3-1, min. 79, Enrich (propia puerta)
ÁRBITRO: Undiano Mallenco (Comité Navarro). Amonestó a Arbilla (min. 31), Inui (min. 35) y Kike (min. 81) del local; y a Moreno (min. 15), D. López (min. 67) y Hermoso (min. 89) del visitante.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 14a jornada de LaLiga Santander entre SD Eibar y RCD Espanyol. Partido jugado en el Estadio Municipal de Ipurúa ante 4,693 espectadores.

Una húmeda noche en Eibar no sería impedimento para que el club local se hiciera con un triunfo llamativo que solo sirve para demostrar las correcciones que se han venido haciendo tras el flojo arranque de temporada. El partido disputado en Ipurúa contra un rival que hasta antes del partido iba mejor posicionado que los armeros ha alzado los ánimos de la afición eibartarra y demuestra las obras productivas que ha hecho José Luis Mendilibar en su vestuario. 

No se habían acomodado las escuadras en el césped aún, pero ya había una nota negativa: Sergio García cayó al césped y no titubeó en pedir el cambio, Baptistao entró para suplirle, pero el popular ariete del cuadro perico ya había dado el primer punto oscuro del juego. Todo pasó de tristeza a alegría, pues a los 8 minutos, una falta en la frontal del Espanyol permitió un tiro libre peligroso a los locales, Arbilla tomó el balón y probó disparar al arco, el disparo fue rechazado por Pau López, pero ningún zaguero de la visita pudo alcanzar a Kike, que se adelantó a la línea y disparó con el marco vacío. Empezaban los festejos en el Municipal. 

La visita empezó a activarse, el objetivo era empatar antes de que las cosas se pusieran cuesta arriba. Fue Gerard Moreno quien hizo un aviso al cuarto de hora, quedando mano a mano contra Dmitrovic, el arquero rechazó, Baptistao no pudo vacunar y su disparo pasó desviado del marco. Antes del descanso el Espanyol tuvo bastantes ocasiones a balón parado, incluyendo córners y libres indirectos, los centros no hallaban destinatario y Dmitrovic se hacía con la mayoría de balones aéreos, beneficio de su 194 centímetros de altura.

El Espanyol no parecía tener ideas para crear su juego, los balones sin destinatario demostraban que no podían generar peligro con facilidad. Fue entonces cuando Iván Alejo apareció para aumentar la ventaja. A los 38 minutos, el de Valladolid recibió un pase filtrado de Sergi Enrich, se coló entre los centrales y cruzó un misil hacia el lado derecho de Pau López que no pudo ser competencia ante la potencia y colocación del disparo. Así parecía cementada la ventaja del local antes de irse al vestuario.  

Para arrancar la segunda mitad ocurrió un incidente que de no ser por la ventaja, hubiese sido una desgracia para el Eibar: Juncá se lesionó y tuvo que ser reemplazado por José Ángel. El Eibar tenía confianza con el marcador y el Espanyol mantenía los mismos detalles sin pulir que les negaron el descuento durante el partido. Fue a los 69 cuando el Eibar finalizaría su trabajo de la noche, con un penalti señalado por infracción de David López. Fue Joan Jordán, uno de los estelares del encuentro quien tomó el cuero y se planteó contra su amigo Pau López y con un derechazo cruzado batió al portero. Ganando 3-0 sin piedad y con mucha confianza. 

Los de Quique Sánchez Flores descontaron en la recta final del encuentro, aunque no de la mejor manera y es que realmente, todas las anotaciones de la noche fueron hechas por el Eibar. Un centro de tiro libre fue conectado por el mismo delantero Sergi Enrich en tarea defensiva, desvió su trayectoria a portería y abrió la cuenta del cuadro catalán en Ipurúa. Quizá la única forma en la que anotarían sería así, por ayuda del local, que fue el único con certeza de cara a gol. 

El Eibar sacó las tres unidades, refuerza sus sensaciones de crecimiento y escala posiciones dejando atrás a los pericos que tampoco han tenido su mejor arranque. En resumen, ha sido una noche totalmente armera.