Fabián Orellana, ¿el necesitado?

La llegada del chileno Fabián Orellana al cuadro armero para lo que resta de temporada ayudará a mejorar la parcela ofensiva del equipo. Un jugador que podría hacer competencia a Iván Alejo y a Rubén Peña, aprovechando la lesión de larga duración de Pedro León.

Fabián Orellana, ¿el necesitado?
El mediapunta chileno Fabián Orellana, en su presentación en la SD Eibar. Foto: sdeibar.com

Sin duda, la llegada de Fabián Orellana a la SD Eibar le da más potencia y velocidad al equipo, con el objetivo de que el equipo permanezca y mejore la parcela ofensiva. El chileno es un futbolista que suele jugar como extremo derecho, aunque también lo puede hacer por la banda contraria e, incluso, de mediocentro ofensivo por detrás del delantero. Pero, ¿es el futbolista necesitado para reforzar la plantilla y, por tanto, la pieza que falta en el esquema ofensivo del equipo?

Un jugador que tendrá que luchar por la dura competencia que tiene en los extremos, como son Rubén Peña, Takashi Inui, Iván Alejo o el lesionado Pedro León. Un hándicap es que lleva varios meses sin disputar encuentros oficiales, ya que en el Valencia CF no ha logrado jugar en LaLiga Santander en la presente campaña y que ha estado apartado de las convocatorias de Marcelino García Toral. Por tanto, el jugador se tendría que adaptar al equipo y al estilo de juego que pide Mendilibar, y que podría tardar su explosión como futbolista en el cuadro vasco. Su principal virtud es un golpeo en jugadas a balón parado, donde ha llegado a marcar goles en los equipos españoles donde ha jugador.

El fichaje de Fabián Orellana podría ser la pieza que falta en el equipo para mejorar el ataque, tras la lesión de Pedro León. Una misión, dado que el equipo armero es uno de los clubes que menos goles ha marcado de los veinte equipos de Primera División (un total de 16 goles), y en la que Orellana podría aprovechar para ser el enlace de unión con el ataque. Sin duda, el mediapunta chileno no tendría sólo medio año para demostrar su potencial en Ipurúa, ya que si el equipo podría salvarse y el jugador hace un buen papel y convence a Mendilibar, el club ejercería la opción de compra una vez acabada la temporada. Una difícil tarea desde el club vasco, que quiere sellar la permanencia y depositan mucha confianza en Orellana para que el futbolista recupere su buen nivel de juego, ese que demostró en los anteriores equipos donde jugó.