Del Olimpo a Ipurua

Ese es el trayecto que Lionel Messi deberá realizar para jugar el partido correspondiente a la jornada 24 que enfrentará a los suyos contra el conjunto local, la SD Eibar.

Del Olimpo a Ipurua
Imagen: VAVEL

17 de febrero. 16:15 horas. SD Eibar-FC Barcelona. Dos equipos, 11 mortales por el lado local, y un dios respaldado por los suyos, por parte de los visitantes. Así es, damas y caballeros: ​el Dios del fútbol, el que lleva el cotarro en el llamado "deporte rey", pisará el verde de Ipurua en busca de los tres puntos y en pos de llevar a cabo una exhibición más, una de estas lecciones de fútbol con las que dejar anodadada a la grada rival y deleitar, una vez más, a todo hincha blaugrana que se encuentre presenciando el choque. 

¡Cuidado! Messi tiene hambre

Hambre de gol es lo que tiene el argentino. Tras unos últimos partidos algo flojos por parte de los blaugrana, y del propio Messi, tanto sus discípulos como él mismo, tienen sed de victoria y un especial hambre de gol. Gol que se le ha venido resistiendo últimamente, pero del que siempre hay que temer. El mensaje para el Eibar es claro: ¡cuidado! Messi quiere marcar y es difícil de parar.

​¿Cómo pararlo?

Muchas son las zagas que se lo han planteado, pero todas ellas han llegado a la misma conclusión: es imparable. Y sino pregunten a Mikel Balenziaga, su defensor en la final de la Copa del Rey hace unos cuantos años, o sin ir más lejos, acuérdense de Marcelo en más de un Clásico. No es sencilla la tarea de detener al astro argentino, y es por ello que, la mayoría de equipos, por no decir todos, optan por el juego sucio, ese juego protagonizado por faltas que acarrean más de una sanción. 

Epicentro Messi

El fútbol gira entorno a Messi y Messi hace lo propio con el deporte que él mismo lidera. Todo es por su mutuo beneficio. Dar para recibir, recibir para dar. Así es la relación entre el Dios del fútbol y la "pelotita", esa que tanto teme uno cuando es el argentino quien la conduce y acecha tu portería con ella. Esa misma bola es con la que el Eibar deberá andarse con mucho ojo el sábado. No es por meter el miedo en el cuerpo, pero: ​un monstruo llamado Messi viene a verte, Eibar.