Diego López rescata un punto de Balaídos

Meritorio y trabajado empate del RCD Espanyol en Balaídos, un campo difícil del que los pericos salieron vivos gracias a una extraordinaria actuación de su portero, unida a la calidad del de siempre: Gerard Moreno.

Diego López rescata un punto de Balaídos
Foto: laliga.es
RC Celta de Vigo
2 2
RCD Espanyol
RC Celta de Vigo: Rubén Blanco, Hugo Mallo, Roncaglia, Sergi Gómez, Johnny, Wass, Radoja (Pablo Hernández, min. 74), Lobokja, Pione Sisto (Emre Mor, min. 74), Maxi Gómez, Iago Aspas.
RCD Espanyol : Diego López, Marc Navarro, Naldo, David López, Aarón Martín, Carlos Sánchez, Sergi Darder (Didac Vilá, min. 72), Victor Sánchez, Jurado (Sergio García, min. 59), Leo Baptistao (Piatti, min. 72), Gerard Moreno.
MARCADOR: 0-1, min. 9, Leo Baptistao. 1-1, min. 31, Maxi Gómez. 2-1, min. 79, Maxi Gómez. 2-2, min. 87, Gerard Moreno.
ÁRBITRO: González González. Amonestó a Victor Sánchez (min.44), Diego López (min. 53), Pablo Hernández (min. 77), Marc Navarro, (min. 82), Hugo Mallo, (min. 85), Roncaglia, (min. 90), Sergio García, (min. 90), Maxi Gomez, (min. 92) .
INCIDENCIAS: Partido disputado en el Estadio de Balaídos, ante unos 15.000 espectadores.

Partido difícil el que afrontaba esta jornada el RCD Espanyol fuera de casa, ante un RC Celta de Vigo que mira muy de cerca los puestos que dan acceso a disputar competición europea la próxima temporada. La principal novedad en las filas pericas es la inclusión de Carlos Sánchez en el once titular, fichaje invernal del equipo. Continúa Diego López en portería y se sigue apostando por el dúo atacante Baptistao - Gerard Moreno. Por su parte, el Celta sale con el que podríamos considerar su once de gala.

Comienza el encuentro con el guión esperado, con el Celta siendo dueño de la posesión de balón y el Espanyol esperando ordenado atrás buscando coger al rival al contraataque. El Celta seguía dominando ampliamente la posesión, hasta que una pérdida de pelota en el minuto 9 en el centro del campo deja a las claras las intenciones de Quique Sánchez Flores en este partido. La pérdida es aprovechada por Gerard Moreno, que filtra un pase hacia Leo Baptistao, que sólo ante Rubén Blanco bate al portero celeste poniendo el 0 - 1 en el marcador. El gol no hace más que refrendar el guión del encuentro que pretendía el Espanyol, y el partido continúa igual, con los catalanes esperando y dando la iniciativa al Celta. En el minuto 15 llega la primera del Celta, aunque el remate de cabeza de Maxi Gómez no presenta demasiado peligro para la meta de Diego López y sale desviado. 

En el minuto 22, un acercamiento con peligro del Celta es despejado por Víctor Sánchez a córner, cuando Maxi Gómez se preparaba sólo en el área para establecer el empate. Comienzan a llegar los locales con más peligro, y otro remate del delantero uruguayo dentro del área es atrapado con seguridad por Diego, pero comenzaba a estirarse el cuadro de Juan Carlos Unzué. Avisaba el Celta, y avisaba sobretodo Maxi Gómez, y un centro en el minuto 31 de Hugo Mallo vuelve a caer de nuevo en la cabeza del uruguayo en el área pequeña para establecer las tablas en el marcador. El Espanyol encaja bien el golpe, y continúa con el guión establecido desde el inicio, sin descomponerse en ningún momento y llegando al área, aunque sin peligro real para la portería celeste. Pasan los minutos, y en el minuto 37 a punto está de hacer doblete Maxi, pero su disparo cruzado es incerceptado con un paradón por Diego López y enviado a córner. 

El RCD Espanyol responde 3 minutos después, y una contra llevada espectacularmente bien hasta el área por Gerard, es interceptada por la defensa celeste cuando el pase final llegaba a Baptistao en posición inmejorable para rematar a la red. Un córner a favor del Celta de Vigo sin mayores consecuencias pone fin a una primera parte abierta y que cualquiera de los dos equipos, cada uno con su estilo, puede llevarse en los segundos 45 minutos. 

Comienza la segunda parte con el mismo guión que dejamos la primera, con un Celta dueño del balón, y un Espanyol cómodo con ese dominio de los locales, esperando a contragolpear para crear peligro. Los de Quique estaban consiguiendo que el Celta repita pase y haga inútil la amplia posesión de la que disfrutaba. En el minuto 54 llega la primera de la segunda parte para el Celta, pero el disparo de Iago Aspas se marcha alto. Quique aprovecha en el minuto 59 y realiza su primer cambio en el encuentro, sacando del terreno de juego a Jurado para dar entrada a Sergio García en banda. En el 64, a punto está de nuevo Maxi Gomez rematando en el área de adelantar al Celta, pero vuelve a salvar Diego López con una gran parada y mantener al Espanyol en el partido. 

Pasaban los minutos y comenzaba el Celta a asediar la portería perica, con un Hugo Mallo por banda derecha que era un puñal con cada centro que metía al área. Doble cambio del Espanyol en el minuto 72, dando entrada a Didac Vilá y Piatti, sustituyendo a Sergi Darder y Baptistao respectivamente. También prepara el Celta un doble relevo en sus filas en el minuto 74, sustituyendo a Pione Sisto por Emre Mor, y a Radoja por Pablo Hernández. Nada más sacar el córner que motivó los cambios, otra gran intervención de Diego López salva al Espanyol del gol, cuando el despeje de David López se colaba en propia portería. Avisaba mucho el Celta, y avisaba mucho Maxi Gómez, hasta que en el 79 un balón suelto en el área es rematado a la media vuelta por el uruguayo para establecer el 2-1 en el electrónico. Acusa el golpe el Espanyol, y cuando parecía que el Celta se disponía a sentenciar, en el minuto 87 un pase en largo de la zaga espanyolista cae en las botas de Gerard Moreno, que con un espectacular tiro coloca la pelota pegada al palo y pone el empate en el marcador. 

El Celta no esperaba este imprevisto, y en el 88 Unzué agota su último cambio retirando a Hugo Mallo del campo para dar entrada al fichaje invernal Lucas Boyé en el ataque, buscando el gol de una victoria que tenían y se le estaba escapando por momentos. 2 minutos de descuento se añadirían a una segunda parte vibrante, que iban a transcurrir sin mayores incidencias. Final del encuentro, y un trabajado punto que se vuelve con el equipo a Cornellá, que aunque no saca de problemas de resultados (que no de juego) al equipo, es importante de cara a reforzar la moral puntuar en un campo tan complicado.