Casi tres años sin marcar a domicilio

El canterano brasileño del FC Barcelona vuelve a sentirse jugador tras un largo letargo provocado por las lesiones. En la goleada del FC Barcelona en Butarque ante el CD Leganés por 1-5, Rafinha selló una obra de arte en forma de gol que levantaría a la afición del asiento.

Casi tres años sin marcar a domicilio
FOTO: Gema Gil

Tras la lesión de larga duración que padeció en 2014 en el partido de UEFA Champions League ante la AS Roma por una escalofriante entrada de Radja Nainggolan, Rafael Alcántara 'Rafinha' vuelve a recuperar sensaciones como jugador tras su brillante actuación en Butarque.

Un gol que significa mucho

Además de meter un gol de bellísima factura en Butarque ante el CD Leganés, el tanto del hispano-brasileño significa una ruptura con un pasado plagado de lesiones y un encuentro con una nueva oportunidad de continuidad como jugador. En su primer partido como titular en la presente temporada, Rafinha dejó patente que ha recuperado el tono físico y la calidad por la que el FC Barcelona recuperó al jugador tras su cesión en el Celta de Vigo.

Tras conquistar la medalla de oro con Brasil en los JJ.OO. de Río 2016 junto a su también compañero de equipo Neymar Jr, Rafinha puede recordar con cariño este año como el resurgir tras unos años aciagos debido a númerosos problemas físicos.

Sin ser un goleador nato, el maravilloso tanto del canterano fue el primero que finalizó desde fuera del área y el séptimo que anotaba en la principal competición doméstica, tres como jugador del Celta de Vigo y otros cuatro como jugador del FC Barcelona.

Es el quinto gol que anota como jugador del FC Barcelona y el noveno como jugador de primer nivel. 

El último tanto a domicilio del '12' azulgrana data del 23 de Noviembre de 2013 dónde Rafinha como jugador del conjunto vigués anotó un doblete en la derrota por 4-3 en Anoeta ante la Real Sociedad. Curiosamente, se lo marcó a su hasta hace poco compañero de equipo, el meta chileno Claudio Bravo. Por desgracia su equipo no pudo con un estelar Carlos Vela que anotaría los cuatro goles de su equipo acompañado de un jovencísimo Antoine Griezmann.