La pizarra: menos control, más pegada

Los de Luis Enrique golearon a domicilio al Leganés (1-5) en un partido con novedades tanto en el once como en el sistema táctico. El FC Barcelona mostró su versión más letal practicando un fútbol más vertical que nunca.

La pizarra: menos control, más pegada
Imagen: Alberto Rodríguez - VAVEL.com

Contundente victoria de los azulgranas en Butarque. Leo Messi, por partida doble, Suárez, Neymar y Rafinha fueron los goleadores en un encuentro con muchas novedades tácticas. Desde que Luis Enrique aterrizara en la ciudad Condal en el verano de 2014, la metamorfosis a la que se ha visto sometida el equipo es evidente. Y aunque se sigue apostando por ser protagonistas con el balón, ayer pudimos corroborar nuevamente que el FC Barcelona es todavía más peligroso en los intercambios de golpes. Es decir, no tiene vértigo a la hora de apostar por transiciones rápidas para aprovechar la determinación del tridente con espacios en ataque.

“No queremos ser previsibles”. Estas fueron sus palabras en la rueda de prensa de presentación como técnico del primer equipo del FC Barcelona

La sorpresa saltó cerca de las 12 horas de la mañana del sábado: en el once de Luis Enrique aparecían tres centrales y un único lateral izquierdo. La lógica invitaba a pensar en un 3-4-3 de entrada. Y así fue, pero con ciertos matices. A efectos prácticos, los azulgranas se movieron en torno al 3-4-3 con una línea defensiva formada por Mascherano, Piqué y Umtiti y un centro del campo inédito con Rafinha y Jordi Alba en los costados y un doble pivote que juntó a Rakitic e Iniesta. No obstante, en repliegue mutó al 4-3-3 retrasando a Jordi Alba y desplazando a Mascherano al carril diestro. Asimismo, Rakitic centró algo más su posición para formar un triángulo con Rafinha e Iniesta en los interiores.

Distribución táctica del FC Barcelona en repliegue defensivo | Imagen: www.socceryou.com
Distribución táctica del FC Barcelona en repliegue defensivo | Imagen: www.socceryou.com

 

En salida de balón, la profundidad que aseguraban Rafinha y Jordi Alba permitía a Neymar y Leo Messi aparecer por dentro, dañando así al Leganés entre líneas. El astro argentino, como sucedió en el Camp Nou frente al Celtic de Brendan Rodgers, volvió a tener libertad absoluta para moverse por todo el frente de ataque. Pese a la gran cantidad de hombres que juntó por el centro, el FC Barcelona nunca dio la sensación de tener el ritmo del partido controlado, más bien todo lo contrario: encuentro de ida y vuelta que, como en la gran mayoría de casos, benefició al equipo grande. La presión alta de los locales en varias fases del juego permitió a los azulgranas encontrar cuantiosos espacios una vez superada y encontrar rápidamente a cualquier miembro del tridente. Y si hay algo que no perdonan son los metros para correr.

 

Propuesta de Luis Enrique en Butarque | Foto: www.sharemytactics.com
Propuesta de Luis Enrique en Butarque | Foto: www.sharemytactics.com

Aleix Vidal, una figura olvidada

El gan damnificado del partido fue, sin lugar a dudas, Aleix Vidal. El ex del Sevilla volvió a quedarse fuera de la convocatoria evidenciando así que no cuenta con la confianza de Luis Enrique. 1042 minutos desde el pasado mes de enero es el bagaje que contabiliza el lateral catalán repartidos en 16 partidos. Presente en el partido de vuelta de la Supercopa de España y la derrota frente al Alavés, Aleix Vidal vive en un ostracismo permanente desde que Sergi Roberto explotara como lateral diestro.

180 minutos en lo que llevamos de curso

Al lateral catalán le faltan ciertos mecanismos para ocupar una demarcación tan exigente, y más en la etapa post-Alves. Y aunque ofensivamente siempre suma, en el aspecto defensivo no termina de dar el rendimiento que se esperaba de él por su poco rigor táctico y pobre posicionamiento táctico.

Poco control, más pegada

Como comentábamos al inicio del análisis, este FC Barcelona es una versión más vertical que nunca. Luis Enrique ha dotado a un equipo que vivió en un vaivén emocional durante dos cursos de imprevisibilidad, personalidad y carácter. Queriendo ser protagonistas con el balón, a los azulgranas no les tiembla el pulso a la hora de salir al contragolpe cuando el rival lo permite. También jugadores como Neymar o Suárez te obligan a ello, ya que son totalmente determinantes con espacios y metros para correr. Y es que uno de los aspectos que mejor definen a este equipo es su capacidad para resolver los encuentros a pesar de no tener el dominio del mismo. Es decir, no necesitan gran cosa para generar situaciones de gol durante el transcurso de este. Asimismo, un mal día puede convertirse en una goleada escandalosa como fue el partido de ayer. Poco control y dominio del mismo, pero letal en las transiciones rápidas con un Messi intratable en este arranque de curso.

Denis, Arda y Alcácer en el 3-4-3

Cuando prácticamente se llegaba a la hora de juego y después de que Leo Messi dejara el partido visto para sentencia al transformar una pena máxima que suponía el 0-4, Luis Enrique decidió dar entrada a varios hombres de refresco, entre ellos Alcácer y Arda Turan. El ex del Valencia se situó en el centro del ataque azulgrana y aportó movilidad e intensidad. Con un gol anulado, el delantero español sigue acoplándose a la idea de Luis Enrique y a lo que supone ser el cuarto delantero en discordia. En cuanto al centrocampista turco, nunca llegó a entrar en el partido y estuvo poco participativo en un esquema novedoso. Falta por ver qué rendimiento ofrece tras el regreso de Neymar al conjunto azulgrana.

Denis Suárez, un regreso esperado

Por último, Denis Suárez entró por el capitán Andrés Iniesta, al que no le benefició especialmente un partido de ida y vuelta constante. El ex de Sevilla y Villarreal buscó permanentemente la figura de Messi, Neymar y Alcácer y sigue demostrando que es un jugador muy útil para Luis Enrique