Mambo de resurrección

El Barça se enfrenta este sábado 15 de octubre al Deportivo de La Coruña, en el Camp Nou. En el último encuentro entre ambos equipos, en el estadio de Riazor, el equipo local pagó los platos rotos ante un Barça herido que le endosó un contundente 0-8.

Mambo de resurrección
Suárez marcó 4 goles y repartió 3 asistencias en un auténtico partidazo. | Foto: fcbarcelona.cat

Todas las rachas se terminan. Buenas o malas. Rachas de trofeos, rachas de derrotas, rachas de decepciones, incluso rachas de empates. Absolutamente todas tienen su fin. Sin embargo, el final de las malas rachas, ya sea de juego, de resultados o una mezcla de los dos factores, suelen ser catastróficas para el rival en cuestión. Y esta situación se aumenta cuando se trata de un equipo grande, como puede ser el Barcelona.

Y es que tras la tormenta, siempre llega la calma. Y tras una serie de derrotas culés, suele llegar una goleada a su favor. Siempre hay la excepción que confirma la regla, pero tenemos un buen ejemplo en el pasado Deportivo de La Coruña-FC Barcelona. Un resultado abusivo de un Barça que no llegaba, ni mucho menos, en su mejor momento de forma.

Como cada temporada, un equipo como el Barça que sigue vivo en las tres competiciones, sufre el llamado bajón físico. Este bajón se traduce en mal juego y malos resultados, tal como ocurrió en la pasada campaña. La derrota en el Clásico del Camp Nou, la derrota en Anoeta y la eliminación en la UEFA Champions League ante el Atlético de Madrid encienderon las alarmas en can Barça. La distancia de puntos en la Liga parecía peligrar, y no se podía permitir perder otro título.

Y llegó Riazor. El conjunto de Luis Enrique encaraba la visita en el feudo deportivista con la obligación de ganar y poner fin a esta mala racha, a esta pequeña crisis de resultados. No valían las excusas del cansancio y el nombrado anteriormente bajón físico, el equipo tenía que echar el resto para hacerse con el campeonato liguero.

Así lo hizo. Luis Enrique apostó por un once más que competitivo, sin especulaciones posibles. Bravo, Alves, Bartra, Mascherano, Alba, Busquets, Rakitic, Iniesta, Messi, Suárez y Neymar fueron los once elegidos por el técnico asturiano. Solo la presencia de Bartra, titular por las bajas en el eje de la defensa, impedía el once de gala conocido por todos. Víctor Sánchez del Amo, por su parte, escogió a Manu Fernández, Laure, Sidnei, Fernando Navarro, Juanfran, Álex Bergantiños, Pablo Mosquera, Celso Borges, Cani, Lucas Pérez y Oriol Riera para intentar dar continuidad a esta mala racha barcelonista.

Bartra fue la novedad de la alineación de Luis Enrique | Foto: fcbarcelona.cat
Bartra fue la novedad de la alineación de Luis Enrique | Foto: fcbarcelona.cat

Suárez marca su territorio

Los jugadores del Camp Nou salieron a por todas. Sabían lo que tenían que hacer y lo hicieron a la perfección. En el minuto 11, esta mentalidad se reflejó en el marcador. Un córner sacado por Rakitic lo remató Luis Suárez en el primer palo con la pierna izquierda, tras ganarle la posición a Sidnei con una posible falta. Sin embargo, el 0-1 ya imperaba en el luminoso. Después, solo un par de sustos en forma de disparos deportivistas inquietaron la portería defendida por Claudio Bravo.

El Barça buscaba el llamado gol de la tranquilidad, que llegó en el minuto 20. Messi sacó de su chistera una asistencia maravillosa al primer toque que dejó a Suárez solo delante del portero rival, Manu Fernández, y lo batió por bajo. Doblete del uruguayo, y segundo gol del Barça en el partido. A partir de ese momento, todo fue más fácil. Con este resultado se llegó al descanso, se avecinaban 45 minutos más de espectáculo y goles.

Suárez y Messi, celebrando uno de los goles del encuentro | Foto: fcbarcelona.cat
Suárez y Messi, celebrando uno de los goles del encuentro | Foto: fcbarcelona.cat

Espectáculo goleador

La segunda parte no tuvo color. Fue un vendaval culé de juego y goles. El Deportivo solo veía balones dentro de su portería, incapaces de parar la sangría de goles azulgrana. Rakitic, en el minuto 46, y tras una gran asistencia de Suárez, fue el encargado de abrir la veda goleadora del segundo tiempo. Siete minutos más tarde, volvió a ser el turno de Suárez, protagonista total del encuentro, que firmó su tercer gol de la noche. Otra vez tras una asistencia magistral de Messi, que coló el balón entre la defensa rival, dejando al '9' culé solo frente a Manu Fernández. El uruguayo volvió a batirlo por bajo.

No obstante, el Barça no levantó su pie del acelerador. Las ocasiones se multiplicaban, y los jugadores azulgranas no las desaprovechaban. En el minuto 64, Suárez redondeó su actuación con su cuarto gol, anotando así un póker estratosférico, tras un buen pase de Neymar. Después, entre el minuto 70 y el minuto 80, los culés firmaron tres tantos más. Messi, Bartra y Neymar fueron los autores de sendos goles, dejando así un resultado para la historia en Riazor. Se acabó la mala racha, y de qué manera.

Luis Enrique, en acción durante el partido en Riazor | Foto: fcbarcelona.cat
Luis Enrique, en acción durante el partido en Riazor | Foto: fcbarcelona.cat

Este sábado, salvando las distancias, el Barça también llega con la obligación de ganar. Aunque no lleva una mala racha como en la visita a La Coruña de la temporada pasada, viene de perder su anterior partido liguero ante el Celta de Vigo. Veremos si se repite una goleada del mismo calibre que aquella o el Deportivo tiene un papel más decente en esta ocasión.