Análisis del rival: Real Madrid, obligados a convencer

Analizamos al Real Madrid, próximo rival de los azulgranas en el último partido de la gira americana de la pretemporada para ambos. Miami será el escenario que engalane sus mejores vestimentas para disfrutar de este clásico, el primero con carácter amistoso del último cuarto de siglo. Con pleno de derrotas (frente al Manchester United y ante el Manchester City), el conjunto de Zidane tratará de sellar su gira americana con una victoria que revitalice sus ánimos antes de encarar el primer título de la temporada.

Análisis del rival: Real Madrid, obligados a convencer
'Once' del Real Madrid ante el Atlético la temporada anterior. | Foto: Daniel Nieto, VAVEL

FC Barcelona y Real Madrid se citarán este domingo 30 de julio en el Hard Rock Stadium de Miami para disputar el primer clásico de la temporada con carácter amistoso. Para encontrar el último encuentro amistoso entre ambos hay que remontarse hasta septiembre de 1991 en el Camp Nou, donde el encuentro no pasaría del empate a uno en el luminoso. Miami será testigo del segundo clásico que se vestirá fuera de territorio nacional, ya que el estreno se produjo el 30 de mayo de 1982 en Barquisimeto (Venezuela).

Una dinámica dispar

El encuentro servirá para clausurar sus respectivas pretemporadas, ambos con resultados dispares. Mientras que el FC Barcelona suma pleno de triunfos en tierras americanas de la mano del recién llegado Valverde frente a la Juventus de Turín (2-1) y ante el Manchester United (0-1), el Real Madrid todavía no ha sido capaz de imponerse con un triunfo en su andadura esta pretemporada. En su primer escollo ante los ‘red devils’ de José Mourinho claudicarían en una tanda de penaltis más que mejorable. El fiasco más estrepitoso llegaría en su segundo encuentro de la gira ante el Manchester City de Pep Guardiola tras caer derrotados por un contundente 4-1 y una nula capacidad de respuesta. La posible ‘vendetta’ a los negativos resultados de la pretemporada quedará reservada ante el FC Barcelona, un partido que nunca entiende de amistosos.

Karim Benzema el curso anterior. Foto: Daniel Nieto, VAVEL

Equilibrio en la combinación

Encontrar la combinación perfecta entre los jugadores veteranos y las nuevas promesas se concierne como la tarea más complicada para Zinedine Zidane. La llegada de jóvenes valores como Theo Hernández, Dani Ceballos, Jesús Vallejo o Marcos Llorente deberá adaptarse a la experiencia de jugadores ya consagrados de la talla de Marcelo, Sergio Ramos, Isco o Toni Kroos. Un abanico de posibilidades se abre ante Zidane para encontrar la fórmula perfecta para seguir la estela competitiva de un Real Madrid irreconocible durante esta pretemporada.

Armado con toda la artillería, a falta de un Cristiano Ronaldo todavía disfrutado de sus últimos días de descanso, el conjunto madridista ultima su último ensayo antes de preparar su primer título oficial de la temporada ante el Manchester United con la Supercopa de Europa como telón de fondo el próximo 8 de agosto en Skopie (Macedonia), la primera prueba de fuego del curso. 

La marcha de jugadores como Danilo (Manchester City), Morata (Chelsea) o James Rodríguez (Bayern de Múnich) deja renqueante al equipo de la capital, obligado a encontrar más pronto que tarde la fórmula correcta para suplir las carencias dejadas con las bajas estivales. 

La BBC menos intocable

Al contrario que el eterno rival, la delantera formada por Gareth Bale, Karim Benzema y Cristiano Ronaldo cada vez parece menos intocable. Las eternas dudas cada vez parecen acrecentarse más sobre la figura del galés, flamante y exuberante fichaje del Real Madrid en 2013 y del que todavía se sigue esperando demasiado. A su lado se sitúa Karim Benzema, ausente en los tramos importantes de su equipo. Pese a convertirse en el 'ojito derecho' de Zidane, el 'killer' francés sólo ha logrado batir en nueve ocasiones la portería en este 2017 de los 28 encuentros en los que ha participado, registros demasiado paupérrimos para un delantero abocado a los registros del gol. Sus 19 goles en 47 partidos esta campaña le colocan en el punto de mira, de momento beneficiado con la salida de Álvaro Morata a tierras inglesas. Los galones en ataque volverán a recaer este curso en las botas del francés, mirando de reojo la llegada de un posible competidor con el que deba disputar su asedio en el área. 

Por su parte, Cristiano Ronaldo se presentará en su nuevo curso sin haber pasado la pretemporada con sus compañeros. La disputa de la Copa Confederaciones con su selección y las merecidas vacaciones para el luso obligarán a Cristiano a disputar el primer partido de la temporada sin apenas rodaje con sus compañeros. El último tramo de la temporada anterior maquilló una campaña discreta del portugués, que volverá con el ansia de demostrar su potencial sobre el verde. Silbado y querido a etapas dispares por su propia afición, asentarse como el punto fuerte de la BBC será uno de los objetivos de Cristiano Ronaldo para el próximo curso, decidido, al fin, a seguir vestido de blanco. 

FC Barcelona