Los desafíos de ‘Neymar Saint Germain’

Nasser Al-Khelaifi, presidente del París, le ha entregado las llaves del club a Neymar Saint Germain, pero los 'desafíos' que tiene ante sí el brasileño son tan enormes como la altura de la Torre Eiffel, que encendió todas sus luces para darle la bienvenida

Los desafíos de ‘Neymar Saint Germain’
Foto: https://es.psg.fr/

Se marchó del Barça el futbolista más desequilibrante en el uno contra uno del mundo en la actualidad tras Leo Messi. El club azulgrana sin duda echará en falta el ‘espectáculo’ Neymar, pero el brasileño, que es un enorme jugador, es un ‘espectáculo’ en el más amplio sentido de la palabra porque es pura filigrana tanto dentro del terreno de juego como fuera de él.  

Ali Baba y los cuarenta millones

Hace tan solo un año, cuando el Barça cerró la renovación del brasileño, su representante, aquel que hoy defiende que aconsejó la continuidad de Ney en el club azulgrana, intentó hacerse con una prima por el acuerdo de 40 millones, pero tan solo la pudo cerrar en 26. En principio ‘Ali Baba’ no pudo hacerse con ese objetivo, pero en realidad solo estaba ganando tiempo, porque una operación de la magnitud financiera que ha llevado a Neymar a París no se ha podido gestar en dos días, sino que es fruto de muchos meses de negociación. En este sentido las palabras de Alves sobre su llegada a la ciudad de La Luz son realmente reveladoras respecto a ello y dejan a Ney en mal lugar. Constituyen un claro ejemplo de que todo ha sido un minucioso ejercicio de cálculo y teatralización.

Nasser Al-Khelaifi le entrega las llaves de París

Una de las primeras cuestiones que quiso aclarar Neymar, al que la ‘Luz de París’ le devolvió la voz, es que  a diferencia de lo que muchos puedan pensar sobre que lo hizo esencialmente por dinero, la principal razón por la que se marchó del club catalán es por iniciar una búsqueda de nuevos desafíos. En cuanto a lo primero resulta un poco difícil de creer, pero en cuanto a lo segundo es absolutamente creíble, porque el desafío que se le presenta es cuanto menos enorme.

Foto publicada por el PSG en sus redes sociales donde se ve a Neymar junto a la Torre Eiffel | Foto: FACEBOOK PARIS SAINT-GERMAIN
Foto publicada por el PSG en sus redes sociales donde se ve a Neymar junto a la Torre Eiffel | Foto: FACEBOOK PARIS SAINT-GERMAIN

No en vano Nasser Al-Khelaifi presidente del Paris Saint-Germain le ha entregado las llaves del club a Neymar. Desde que el rostro del inigualable Zinedine Zidane fue proyectado en el Arco del Triunfo, no se vivía algo similar en París en torno a la figura de un futbolista. Es más la Torre Eiffel, el más emblemático e histórico monumento de París, apareció de azul y grana, los colores del PSG, llegando por momentos a lucir los de Brasil junto a un cartel luminoso con el nombre del brasileño para darle la bienvenida. El Parque de los Príncipes, se rindió a la figura del futbolista más caro de la historia y las esperanzas que hay depositadas en él son tan inusitadas como el montante total de la operación. Ha dicho Ney también que no se marchó porque Messi le hiciera sombra, por no sentirse líder o la principal estrella de su equipo, pero curiosamente Pastore en un acto de ‘generosidad’ (puro marketing) le cedió el diez, ese dorsal que desde que se marchó Ronaldinho del Barça tiene un solo dueño.

Destronar a Ronaldo y Messi

Ha desmentido también Neymar que haya aterrizado en París porque prioriza los desafíos individuales a los colectivos, pero todo apunta a que otra de las razones por las que va a vestir la camiseta diez del conjunto parisino es para pelearle el Balón de oro a los dos reyes absolutos de los premios individuales en la última década: Messi y Cristiano Ronaldo. Puede que Neymar sea ya una marca mundial al nivel de estos dos monstruos del fútbol y el mercado, pero desafiar tanto al portugués como al argentino es un reto que no solo implica una calidad futbolística tremendamente difícil de alcanzar, sino un compromiso de profesionalidad pocas veces contemplado y tan largamente dilatado en la historia del fútbol. Cristiano Ronaldo ganó su primer balón de oro en 2008, a la edad de 23 años, mientras que Messi lo ganó un año después, en 2009, con 22 años de edad.

Teniendo en cuenta que el tiempo pasa para todo el mundo y que la edad no perdona, es lógico llegar a la conclusión de que algún día se les acabará el reinado, pero ante el calado de dos figuras de la dimensión de estos dos genios, hay que tener la suficiente prudencia como para poner en cuestión si el brasileño llegará tiempo para desbancarlos. Fundamentalmente porque siendo dos futbolistas con conceptos distintos del fútbol colectivo e individual tienen algo muy importante en común: existen pocos jugadores en el mundo con tanta dedicación y profesionalidad como ellos.

El reto es por tanto mayúsculo teniendo en cuenta el entorno que rodea al brasileño y el cambio de rumbo que debe dar si quiere pelearle algo a estos dos extraterrestres. El Balón de oro es un premio individual que ha ido perdiendo credibilidad a medida que han pasado los años, especialmente por casos puntuales en los que quizás Leo o Cristiano, no fueron más merecedores que otros nombres que a todos se nos vienen a la cabeza. Por tanto en los próximos años se podrá comprobar si pesa más una marca que el talento de un jugador. En cualquier caso hay un dato estadístico demoledor, desde 1991 cuando Jean Pierre Papin recibió el Balón de oro militando en las filas del Marsella, ningún futbolista de la Ligue ha sido premiado con el citado galardón. Es más, Papin es el único futbolista de la Ligue que lo ha recibido en la historia, y de eso ya han transcurrido dieciséis años.

El Juego de Tronos del Fútbol

Neymar es un grandísimo jugador y la inyección de millones de Qatar están haciendo saltar en pedazos el mercado del fútbol. Los derechos de televisión juegan mucho en esta guerra, pero habrá que esperar para conocer si la Liga francesa tendrá el suficiente peso como para desbancar a la Premier, el Calcio, La Bundesliga o La Liga, en el Juego de Tronos del fútbol europeo. El Paris Saint Germain se encuentra sin duda en el selecto grupo de equipos poderosos con suficiente capital y potencial deportivo como para aspirar a la Champions, pero el desafío vuelve a ser enorme tanto para Ney como para el París, que cuenta tan solo en su palmarés con seis títulos de la Liga francesa. El conjunto dirigido por Unai es un equipo hecho a base de talonario, que incluso amenaza con volver a explosionar el mercado con la contratación de Mbappé, pero ni aun así la citada locura le asegurará ningún título ni a Nasser Al-Khelaifi, ni a Neymar, porque el fútbol nunca fue explicable a través de las matemáticas, sino a través del juego colectivo.

Es más aunque pueda parecer una estupidez, es un hecho que el Real Madrid es lo que es no por Cristiano Ronaldo, sino que el portugués ha llegado a ser lo que es por el Real Madrid, idéntico caso al de Leo Messi con el Barcelona. ¿Conseguirá París, Unai, el equipo o los millones de Qatar, que Neymar llegue a ese nivel? ¿Conseguirá Neymar que el Paris Saint Germain llegue al nivel del United, Madrid, Barça, Juve, Liverpool, Ajax, Bayern Múnich, Milán…? Otro enorme desafío para Neymar Saint Germain…

FC Barcelona