La pizarra: la pegada dicta sentencia

El Eibar de Mendilibar sucumbió en el Camp Nou ante un Barcelona a bajas revoluciones, pero con un Leo Messi desatado

La pizarra: la pegada dicta sentencia
Imagen: El Barça, con pleno en Liga - Ernesto Aradilla (VAVEL)

Los de Valverde vapulearon al Eibar por 6-1 en un partido espeso a nivel coral y en el que la pegada terminó inclinando la balanza. Sin Suárez, Démbélé, Rakitic, Umtiti ni Jordi Alba, pero con Leo Messi, que anotó cuatro tantos, los azulgranas siguen en lo más alto de la tabla con plenitud de puntos en estas primeras cinco jornadas del campeonato.

Un inicio de Liga fulgurante para los de Ernesto Valverde

Cualquier análisis que se pueda extraer del choque no podría explicarse sin la figura de Leo Messi, ese jugador capaz de condicionar todos los aspectos del juego. El argentino volvió a deleitarnos con otra obra maestra compuesta por varias genialidades en una poco apetecible noche de martes. Porque la visita del Eibar era, en sí misma, una trampa. Y lo era por muchos motivos, aunque, a ciencia cierta, el más determinante eran las rotaciones de Ernesto Valverde en el once. Messi quedaba despojado de sus socios sobre el terreno de juego: Suárez, Rakitic ni Jordi Alba estaban en el once inicial.

El Barcelona en repliegue | Foto: Daniel Guillén - Live TV
El Barcelona en repliegue | Foto: Daniel Guillén - Live TV

La puesta en escena del Eibar fue sobresaliente: fiel a su 4-4-2, los armeros estuvieron muy activos en la presión y desordenaron el bloque azulgrana. A pesar de algún que otro susto en forma de desmarque de Gerard Deulofeu aprovechando la altura de la línea defensiva, los de Mendilibar utilizaron su característico pragmatismo para ser superiores a su rival y crecer a partir de la ocupación de espacios. La única vía de peligro del Barcelona respondía al perfil derecho, con un omnipresente Paulinho y un generoso Semedo, que, una vez superaban la primera línea de presión, encontraban rápidamente a Leo.

El balón parado, la mejor arma

Faltos de continuidad en la circulación, los de Valverde se marcharon a los vestuarios superados por el rival a nivel de propuesta, pero con un valiosísimo 2-0 en el electrónico. Primero Leo desde el punto fatídico y después Paulinho a la salida de un saque de esquina echaron por tierra un primer tiempo armero a la altura de un equipo atrevido y dinámico. A falta de inspiración coral, el Barcelona se aseguró el partido a través del balón parado. Porque sin los dos teóricos acompañantes del argentino en la parcela ofensiva, Valverde dio entrada a un desdibujado Deulofeu y un notable Denis para mantener el 4-3-3 y a Leo muy cerca del balcón del área.

Un guion más abierto

Así como los primeros 45 minutos estuvieron marcados por la sobriedad del Eibar y la incapacidad del Barcelona para generar peligro real, la reanudación deparó un escenario distinto, con un guion menos marcado. El ritmo del Eibar disminuyó y los de Valverde mejoraron ligeramente la imagen, a pesar de que poca importancia tuvo esta cuando Leo decidió romper el partido. En apenas diez minutos de éxtasis individual, el Barça puso una ventaja de cinco goles en el electrónico que condicionó el resto del choque. Sin casi merecerlo, los de Mendilibar se vieron sin respuesta.

Paulinho en la dictadura de Leo Messi  

El fichaje más controvertido de la ventana de mercado volvió a ser protagonista para convertir las duras críticas en halagos con la colaboración de Leo Messi. Porque el argentino volvió a jugar a su libre albedrío en la zona del falso 9, aunque, en la práctica, no tiene una demarcación ni un rol fijo.

Pie de página: Messi y Paulinho, entendimiento sobre el césped | Daniel Guillén - Live TV
Pie de página: Messi y Paulinho, entendimiento sobre el césped | Daniel Guillén - Live TV

El brasileño hizo gala de su característico juego otorgándole cierta tiranía a Messi entre líneas con su largo recorrido para que este pudiera recibir en condiciones favorables. Así como Rakitic permanece muy cerca de Busquets en la base de la jugada, Paulinho hace todo lo contrario en el interior diestro para que sea Andrés quien adquiera más peso. Sus constantes arrancadas desde la medular estiraron el bloque y Messi se escoró ligeramente para liberarle el carril.

Sustituciones significativas

Ernesto Valverde, en lo que son los primeros compases de su etapa en la ciudad Condal, no suele defraudar cuando agita el banquillo, un banquillo que parecía condenado al fracaso en el mes de agosto. Las sustituciones dejaron claros varios conceptos: Aleix Vidal es una pieza de carácter ofensivo, Sergi Roberto es centrocampista salvo casos extremos y Rakitic es el sustituto natural de Busquets en la zona del mediocentro. 

FC Barcelona