La consolidación de David Costas

El jugador del filial se ha consolidado como uno de los defensores más utilizados por Gerard López y, el pasado miércoles, el vigués debutó con el primer equipo azulgrana.

La consolidación de David Costas
David Costas, en el centro, en el Barça B 4-0 Córdoba / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)

El 25 de agosto de 2013, fue uno de los días más felices de la vida de David Costas. En ese partido, en el que se enfrentaban Celta de Vigo y Betis, un central de 18 años que la temporada anterior había terminado su etapa juvenil, debutaba con el primer equipo del conjunto gallego sin, apenas, haberlo hecho con el filial.

Costas entró en el minuto 77 después de sustituir a Augusto Fernández y esa campaña, la 2013-2014, siempre será recordada por el defensor como una de sus mejores, futbolísticamente hablando. Disputó un total de 18 partidos con el primer equipo del Celta, lo que significó que en la siguiente siguieron contando con él. Pero desde entonces, y después de una segunda etapa donde sólo pudo disputar tres partidos, Costas ya no entra en los planes de los vigueses.

El Mallorca primero, la temporada pasada el Oviedo y en la actualidad el FC Barcelona B, son los equipos que han contado con los servicios del defensor. Costas aún pertenece al Celta de Vigo, pero desde ya hace un año parece haber encontrado su sitio en la Segunda División A después de haber visto cómo, en diferentes ocasiones, no entra en los planes del Celta de Vigo.

Costas, con Vermaelen a la derecha, en el FC Barcelona - Murcia / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)
Costas, con Vermaelen a la derecha, en el FC Barcelona - Murcia / Foto: Noelia Déniz (VAVEL.com)

Gerard López le está dando minutos

Su debut con el filial del FC Barcelona fue el nueve de septiembre de 2017 en el Estadio de Los Cármenes, en Granada. En esa ocasión Costas disputó los últimos 44 minutos del encuentro y desde entonces no ha vuelto a salir nunca más desde el banquillo. Cuando ha jugado, lo ha jugado todo.

Su primer partido entero con el Barça B lo disputó una semana más tarde, en la derrota ante el Lugo (1-2), y hasta la fecha ha jugado 11 partidos más con el filial azulgrana, o lo que es lo mismo: solo ha descansado en tres ocasiones.

El gallego destaca por su polivalencia, su buen rendimiento y seguridad defensiva y también por su edad, y es que el defensor solo tiene 22 años. Además, es uno de los más limpios de la categoría en su demarcación, ya que esta temporada sólo ha visto una tarjeta amarilla y ninguna roja. Por si esto fuera poco, a pesar de su juventud cuenta con experiencia en cuatro competiciones profesionales: la Liga 123, la Liga Santander, la Copa del Rey y la Europa League, competición en la que debutó la temporada pasada antes de marcharse al Oviedo.

Arnáiz y Costas en el banquillo antes del FC Barcelona - Murcia / Foto: Noela Déniz (VAVEL.com)
Arnáiz y Costas en el banquillo antes del FC Barcelona - Murcia / Foto: Noela Déniz (VAVEL.com)

Y ante el Murcia, el esperado debut

Todo trabajo tiene sus frutos, y el de Costas no solamente se ha visto recompensado con ser uno de los jugadores del filial que más minutos está teniendo, sino que el pasado miércoles, en la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante el Murcia, el gallego debutó con el primer equipo.

Eso sí, esa no fue la primera convocatoria del central con el primer equipo azulgrana. Y es que el pasado domingo, ante la baja de Piqué por sanción, Ernesto Valverde llamó al defensor del filial para que cubriera la baja del central catalán. Finalmente fueron Umtiti y Vermaelen los defensores elegidos por el entrenador vasco que jugaron los 90 minutos en Valencia, pero Costas estaba ahí.

Además, tampoco fue el primer partido el gallego en Copa del Rey, ya que con el Celta de Vigo ya debutó en esta competición. El pasado miércoles jugó más de media hora con el primer equipo azulgrana, después de entrar en el minuto 57 desde el banquillo. Curiosamente sustituyó a Gerard Piqué, a quién cubrió la baja cuando el catalán no pudo viajar a Valencia. Costas dejó buenas sensaciones, como también lo hicieron todos los jugadores del filial que disputaron algunos minutos ante el Murcia, y como el propio gallego declaró: "es un sueño poder jugar con este equipo".