La insistencia tiene premio

Aday Benítez, que amplió su contrato con el Girona hasta 2021, ha pasado por todas las categorías inferiores del fútbol español hasta debutar en Primera División.

La insistencia tiene premio
Aday Benítez controla un balón en el Girona-Real Madrid del pasado mes de octubre. | Foto: Noelia Déniz (VAVEL).

Quién le hubiera dicho a Francesc Aday Benítez Caraballo (Sentmenat, Barcelona, 1987) años atrás que ahora disfrutaría de la Primera División. El polivalente jugador ha tenido que sudar de lo lindo para llegar a la máxima categoría del fútbol español, pasando por Tercera DivisiónSegunda B y escalando progresivamente año tras año. Lejos en el tiempo quedan ya el Premià, el Sant Andreu o el Hospitalet. Ahora solo tiene el Girona en la mente y en el corazón. Y Aday tiene cuerda para rato. 

Este pasado jueves se presentó de cara a la galería el acuerdo entre el jugador y el club con el que seguirá vinculado hasta 2021. Para entonces, Aday contará con 33 años. Llegó a la entidad gerundense con 26 (Quique Cárcel lo fichó en 2014) y su futuro se tiñe de rojiblanco. "Nunca hubiera pensado que podría tener sentimientos tan fuertes por un club. Hace cuatro años que estoy aquí y siempre he estado muy a gusto en el Girona", reconocía el carrilero. Carrilero, de hecho, desde que tuvo que adaptarse a la exigente demarcación, seña de identidad de Pablo Machín.

Cuando llegó al club de Montilivi, había pasado sin pena ni gloria por el Tenerife, donde gozó de pocas oportunidades, especialmente a causa de la lastra de las lesiones. Trece partidos (solo cuatro como titular) en una temporada fueron el pobre bagaje para el jugador. Sin embargo, tras llegar de la isla, Aday jugó 32 partidos en la temporada 2014/15, normalmente saliendo como revulsivo. En las temporadas posteriores, disputó 26 y 35 encuentros respectivamente; notables guarismos en lo que a participación se refiere. Actualmente, con toda la segunda vuelta por delante, el vallesano ya ha actuado en 18 partidos en Primera División, 12 de los cuales como titular.

Quien ya lo conocía del Hospitalet y lo trajo a Girona fue Quique Cárcel, quien consideró esta renovación como un "logro especial" por su "vinculación personal". El director deportivo del club se deshizo en elogios hacia el jugador: "Muchos futbolistas de Segunda B y Tercera pueden tomarlo como un referente porque es un ejemplo de superación, de llegar a la élite trabajando en silencio y progresando poco a poco". Sin ir más lejos, el próximo domingo en el Sevilla-Girona, la sanción por acumulación de amonestaciones de Maffeo le abre las puertas de la titularidad en el carril derecho del Sánchez-Pizjuán. Un sueño hecho realidad e impensable hace pocas temporadas. "Hace unos años quizás no me hubiera imaginado llegar a jugar en Primera, pero los jugadores que hemos pasado por diferentes categorías sabemos valorar lo que supone jugar en Primera y lo que hemos trabajado para alcanzarla", dijo Aday.

Aday sigue así los mismos pasos que otros compañeros de equipo como Portu, Pere Pons, Juanpe, Granell y Alcalá, que también han ampliado sus respectivos contratos con la entidad. "Renovar dos años más de los que ya tenía implica tener continuidad en un proyecto muy ambicioso", aseguró el barcelonés.