Una sangría de goles que no cesa

Tras la goleada sufrida el pasado sábado en el Vicente Calderón, el Granada CF acumula ya 23 goles en contra en ocho partidos, a una media de casi tres goles por encuentro. Un dato atemorizador para un equipo que sueña con seguir un año más en la élite del fútbol español.

Una sangría de goles que no cesa
Ochoa encajó siete goles en el Calderón. Foto: Daniel Nieto | VAVEL.

El Granada CF es el equipo más goleado de Primera, hecho claro que explica el lugar en la clasificación que ocupa el conjunto nazarí, colista. En solo ocho jornadas ligueras ha encajado la friolera cantidad de 23 tantos, a casi una media de tres goles por partido. Y claro, hacer cuatro goles por encuentro es casi imposible, eso indica el casillero de victorias de los nazaríes, todavía sin estrenar. La goleada sufrida en el Calderón por siete goles a uno hizo ver la fragilidad defensiva de un equipo sin alma y en problemas serios. Alcaraz es un valiente cogiendo a este equipo pero debe hacerlo reaccionar ya o será demasiado tarde.

El problema es lejos de Granada

Bien es cierto que tanto en casa como fuera el resultado es el mismo: cuatro partidos y un solo punto, tanto como local como visitante. Pero si una cosa diferencia al Granada CF en casa y fuera es el número de goles que recibe lejos de Los Cármenes. Hasta 17 de los 23 goles recibidos por los de Alcaraz han sido lejos de su feudo, un dato preocupante para un equipo que quiere mantenerse en Primera un año más. El cerrojo debe echarse cuanto antes para empezar a sumar puntos lo más pronto posible si, como bien dijo el periodista Rafael Lamelas el otro día, el Granada CF no quiere ser el Córdoba del año que descendió, que se descolgó de la lucha por la permanencia muy pronto.

Ningún partido con portería a cero

Los aficionados del Granada CF nunca hasta la fecha de hoy han podido vivir un partido de los suyos sin llevarse una tristeza. En las ocho jornadas disputadas el equipo andaluz ha recibido, como mínimo, un gol. Ochoa no ha sido capaz de dejar su puerta a cero en ningún encuentro. Un aspecto fundamental para el Granada si quiere empezar a resucitar pronto y es que, conociendo a Lucas, el fútbol ofensivo va a pasar a un segundo plano ya que mientras no se encaje gol, un punto se asegura. La propuesta a partir de ahora podría ser ir ganando partidos por la mínima y empezar a remontar posiciones en la clasificación para salir de la zona de la quema lo más pronto posible. 

Granada Club de Fútbol