La enfermería, a rebosar

La lista de lesionados se amplía jornada tras jornada en el CD Leganés, que se ve obligado a prescindir de sus mejores jugadores.

La enfermería, a rebosar
Imagen: LaLiga

Las últimas semanas en el club madrileño han supuesto una lacra en cuanto a lesiones se refiere. Tanto Ezequiel Muñoz como Mauro, Brasanac y Siovas acabaron con problemas físicos en la visita del conjunto pepinero a Balaídos. A ellos se les suma el capitán Mantovani, que no estuvo disponible para el encuentro ante el Valladolid. Rubén Pérez y Amrabat también se vieron perjudicados por las lesiones hace escasas jornadas.

En posiciones defensivas Garitano se encuentra bajo mínimos, los problemas en defensa por las bajas se acumulan y los recursos se están agotando. En Vigo ya se vio obligado a utilizar a un lateral como central como consecuencia de las lesiones de Mauro Dos Santos y Siovas en apenas 45 minutos. Frente al Valladolid también tuvo que recurrir a un lateral, con el desplazamiento de Raúl García hacia el centro de la defensa junto a Bustinza.

Las causas de estos contratiempos pueden deberse a la acumulación de partidos, a los esfuerzos físicos que llevan a cabo a lo largo de un encuentro o simplemente a una racha de mala suerte que se ha cebado con el equipo blanquiazul. Prácticamente, cada jornada el esquema sufre transformaciones y la mayoría de ellas se producen por las continuas bajas. Estas están condicionando a un equipo que empezó la liga por todo lo alto y que actualmente trata de retomar el vuelo.

El fondo de banquillo no está rindiendo al nivel esperado. Jugadores como Erik Morán, Naranjo, Gumbau, Guerrero o Koné no aportan soluciones fiables que den la vuelta a un partido o se encarguen de llevar en sus pies el juego del equipo. El equipo se ha quedado a cuadros y el técnico pepinero tendrá que encontrar la solución a ello de cara al partido de este fin de semana ante el Villarreal, en el que se juegan algo más que la victoria, retomar las buenas sensaciones.