Reinventarse por necesidad

Con la lesión de rodilla de Álex Alegría ya son tres los jugadores atacantes del Levante UD que han caído lesionados de gravedad. Ante la falta de gol, la dirección deportiva debe buscar soluciones de urgencia ante un nuevo imprevisto.

Reinventarse por necesidad
Álex Alegría durante un partido con el Levante UD / Fuente: Levante UD

El año del Levante UD en lo que a lesiones se refiere ya comenzaba convulso cuando, aún en pretemporada, se lesionaba su máximo artillero de la campaña anterior en la Liga 123, Roger Martí. El delantero de Torrent se rompía el cruzado en el amistoso que el conjunto granota disputaba frente al Almería en las instalaciones de Pinatar Arena. Roger, quien consiguió la cifra de 22 goles en la temporada 16/17, esperaba que este fuera su año de asentamiento en la categoría reina del fútbol español, pero la lesión le ha complicado el sueño. 

Ante este imprevisto, la dirección deportiva del conjunto de Orriols se puso manos a la obra para buscar soluciones. Y, tras barajarse muchas opciones y sonar muchos nombres como es habitual en los mercados, los elegidos para la delantera fueron Álex Alegría (procedente del Real Betis), Emmanuel Boateng (procedente del fútbol portugués) y Nano Mesa (procedente del Eibar). La afición esperaba algo más de nombre para su delantera, pero la dirección deportiva se iba a decantar por estos tres arietes. Y el destino quiso ser cruel, cebándose con el conjunto levantinista en forma de lesiones. 

Tras Roger, para agudizar la maldición de los delanteros, Nano Mesa se retiraba en camilla y llorando en la segunda parte del Levante-Getafe. Tras realizarle las pruebas, se confirmó el esguince de grado II que tenía en el ligamento lateral interno de su rodilla derecha y que le iba a mantener alejado de los terrenos de juego aproximadamente ocho semanas.

Emmanuel Boateng y Álex Alegría se quedaban como únicas referencias arriba para un equipo que necesita de sus delanteros, pues ninguno había conseguido ver puerta. Para ello, la dirección deportiva decidió rastrear el mercado y el elegido para reforzar la parcela atacante fue Enes Ünal, delantero turco del Villarreal CF. El delantero llegaba cedido por el club groguet para los meses de noviembre y diciembre, con la posibilidad de prolongar la cesión hasta el mes de julio. La llegada al equipo fue por la puerta grande, pues tras entrar en su primer partido convocado y como titular frente al Girona, el turco anotaba en su estreno su primer gol como levantinista, en lo que significaba el primer gol en la Liga Santander de un delantero de la plantilla.

Sin embargo, no todo iban a ser buenas noticias, y las lesiones en general, y los ligamentos cruzados en particular iban a volver a cebarse con el conjunto de Orriols. El pasado 10 de noviembre, en el entrenamiento matinal, el jugador cedido por el Real Betis, Álex Alegría, se retiraba de los entrenamientos y hacía saltar todas las alarmas ante sus evidentes gestos de dolor. Los malos presagios se cumplieron tras las pruebas y Álex Alegría era el tercer jugador de la primera plantilla, tras Roger Martí e Iván López que se rompía el ligamento cruzado de su rodilla derecha. La lesión del extremeño vuelve a dejar huérfana la posición de delantero en el conjunto de López Muñiz, quedando como únicas referencias el recién llegado Enes Ünal y Emmanuel Boateng. 

Ante un nuevo imprevisto, la dirección deportiva del Levante deberá buscar soluciones en el mercado invernal. Habrá que ver las medidas que toman Tito y Carmelo del Pozo, pudiendo firmar a un atacante aprovechando la ficha de la lesión de larga duración de Alegría o esperando al mercado de invierno como todo apunta. La opción de fichar un delantero parece de urgencia, más si cabe teniendo en cuenta que Ünal podría volver al Villarreal en enero si el cuadro groguet lo considerara oportuno. En ese caso, se podría llegar a fichar a dos delanteros, sonando ya como uno de ellos el nombre de Rubén Castro, una operación que se antoja difícil ya que el canario solo regresaría de China para jugar en el Real Betis. De nuevo, tanto la dirección deportiva como López Muñiz tendrán que reinventarse y buscar opciones para una parcela ofensiva que necesita soluciones, pues la falta de gol está condenando al conjunto levantinista en muchos partidos esta temporada.