Oier también es importante

El problema del Levante no era Raúl Fernández pero Muñiz ha encontrado una solución llamada Oier. El irunés ha dejado la meta a cero en dos de sus tres titularidades, la portería vuelve a tener cerrojo.

Oier también es importante
Oier en la Rosaleda/ Fuente: LaLiga.es

Podemos decir que Muñiz ha dado con la tecla para "cambiar" la situación de un paupérrimo Levante. Raúl no tenía la culpa de un equipo que se desmorona desde el encuentro frente al Betis pero este Levante se sostiene con dos pilares llamados Oier y Morales.

Oier sustituye a un buen Raúl bajo palos y por el momento parece que se ha ganado la confianza del técnico asturiano ya que se ha hecho con la titularidad en las tres últimas jornadas ligueras. Lo acontecido le da la razón al "doctor" Muñiz.

El de Irún ante la sorpresa de todos relevó a Raúl en un partido de vital importancia como fue el sucedido en Gran Canaria. A partir de entonces la portería granota ha cambiado de dueño y Oier aprueba con nota. Sus primeros minutos en la temporada fueron en Copa ante el Girona y no encajó gol alguno. Su gran oportunidad ha llegado y el "tren" no lo ha dejado escapar.

Oier en Montilivi/ Fuente: LaLiga.es

Su primera intervención en el equipo vino acompañada con una más que importante victoria conseguida en las islas frente a la UD Las Palmas. El Levante logró tres puntos después de seis jornadas sin conocer victoria alguna y Oier la titularidad que deseaba. Ante el Atlético de Madrid el equipo se descompuso por completo y encajó cinco goles.

Y una vez más Oier respondió a la confianza depositada en él por parte de Muñiz. El Levante visitaba Málaga con "urgencia" de puntuar y el de Irún con paradas entre otras como la de abocajarro a Diego González cuajó un gran partido.

Los números, las sensaciones, avalan su lugar en la portería del equipo valenciano. Sus tres titularidades en liga se traducen en cuatro puntos logrados. Ha jugado cuatro partidos y no ha encajado en tres de ellos. Oier está respondiendo a la confianza de su entrenador a las mil maravillas. Muñiz que no es dado a los cambios en la portería, ya lo demostró en la pasada campaña cuando el meta irunés olió la titularidad una vez ascendido el equipo y ahora no quiere dejar pasar tal oportunidad. A Raúl (que no hace oídos sordos a los cantos de sirena desde Bilbao) titular en los primeros once encuentros, le tocará esperar su ocasión.