Un derbi de locura

El derbi valenciano tuvo de todo, fue un partidazo en todos los sentidos que finalmente fue el Valencia quien se llevó los tres puntos.

Un derbi de locura
Ivi conduciendo el balón/ Foto: Levanteud (Twitter)
Valencia
3 1
Levante
Valencia: Neto; Montoya, Gabriel, Vezo, Gayá; Soler, Parejo, Kondogbia (Coquelin, min. 73), Guedes; Mina, Vietto (Zaza, min.78)
Levante : Oier; Coke, Postigo, Róber Pier, Luna; Lukić (Róger, min.73); Morales, Doukouré (Bardhi, min.73), Campaña, Ivi; Pazzini
MARCADOR: 1-0, min. 16, Santi Mina. 1-1, min. 17, Postigo. 2-1, min. 65, Vietto. 3-1, min. 89, Parejo.
ÁRBITRO: Medié Jimenez (ESP). Róber Pier (min. 13), Vietto (min. 48), Santi Mina (min. 56), Gayá (min. 71), Bardhi (min.83), Postigo (min.83)
INCIDENCIAS: Partido de Liga del Valencia y Levante. Estadio de Mestalla. 48, 000 espectadores.

El Valencia y el Levante se enfrentaban en la jornada 23, dando lugar al derbi valenciano que tenía mucho que ofrecer. Ambos conjuntos tenían hambre de victoria y el encuentro reflejaría la importancia que supondría conseguir la victoria ya que un triunfo  activarse de nuevo en la lucha por los objetivos personales de cada equipo en el campeonato de liga

El encuentro tuvo un inicio inesperado, el control lo tomaría el Levante con una posesión de balón que permitió iniciar tímidos acercamientos hacia la portería de Neto pero muchas de ellas iban a acabar en fuera de juego. El Valencia también quiso reaccionar y a través de Santi Mina se buscó una pugna en el juego aéreo que no acabó finalizando en gol. Pero el jugador, que ya venía avisando en jugadas anteriores, tras un córner en el minuto 17 y un remate de puro poderío que ni Campaña ni Róber Pier pudieron frenar, el gallego puso al Valencia por delante en el marcador. 

Pero no todo iban a ser alegrías para el conjunto che, ya que un minuto mas tarde, tras un córner procedente del lado izquierdo iba a desembocar en las botas de Postigo que remataría sin marca y con el interior del pie pondría el empate en el marcador, que llenaría de esperanzas al conjunto granota para poder conseguir la victoria en el derbi valenciano, algo que nunca había sucedido en los partidos disputados en Mestalla

El derbi estaba tomando un ritmo trepidante, estaba siendo de ida y vuelta y no había ningún tipo de control por parte de los dos equipos, lo cual estaba haciendo disfrutar a los aficionados. El ritmo acelerado del encuentro causaba que ambos equipos no fuesen precisos en los pases y a la hora de finalizar las jugadas. El Levante en los últimos minutos de la primera mitad, comenzaba a encontrar a Pazzini como referencia y estaba encontrando mayor claridad en ataque. 

El Valencia a pesar de tener menor posesión, estaba gozando de mayor número de oportunidades claras y Santi Mina, tuvo la oportunidad de adelantar de nuevo al equipo de Marcelino pero el larguero evitó que esto fuese así. El final de la primera mitad dejó una sensación agridulce para ambos conjuntos tras un comienzo frenético que mucha expectación crearía de cara a ver lo que sucedería en la segunda parte. 

El partido se reanudó y la caída de Vietto en el área fue interpretada como simulación por parte del colegiado y el argentino acabó viendo la cartulina amarilla que no protestó. El Valencia se había hecho con el control del encuentro pero el Levante intentaba dar réplica a través de contragolpes de Morales y el partido se vio interrumpido por constantes faltas de ambos conjuntos. 

Coke reflejó la indignación del Levante al no dar crédito a una jugada absurda, que Paulista protagonizó al empujar a su propio compañero en el área y el gol no subió en el marcador. La locura del partido se sellaría en el gol de Vietto en la siguiente jugada, tras una acción magnífica de Carlos Soler que recogió en el área pequeña y volvió a poner por delante al Valencia.

Santi Mina y Guedes estaban siendo los protagonistas de la segunda mitad y casi sentencian el partido tras una carrera que nadie pudo frenar pero finalmente el remate de Santi Mina se estrelló en el palo y todo siguió igual. Las faltas estaban siendo constantes por parte del Levante y parecía ser la manera más directa de cortar el juego para intentar buscar una ocasión que estableciese el empate en el marcador. 

La indignación volvió a estar presente en el terreno de juego tras el dudoso penalti pitado por el árbitro, que transformó Dani Parejo con sangre fría y el partido fue sentenciado tras el tercer gol del Valencia. El derbi terminó y fue el Valencia quien se llevó la victoria. 

El Levante no pudo conseguir la victoria a pesar de tener oportunidades para haber conseguido el triunfo, la actuación arbitral dejó mucho que desear para los aficionados del conjunto granota y finalmente habrá que esperar para ver una victoria del Levante en el campeonato de liga