Diluvio de golazos para navegar hacia Europa

El Málaga consiguió sumar tres nuevos puntos en casa esta vez ante un Deportivo que plantó cara al conjunto de Juande Ramos hasta el final, pero que sufrió la calidad individual de los futbolistas del conjunto costasoleño. La lluvia estuvo presente durante los 90 minutos y dificultó en algunas acciones el desarrollo del enfrentamiento.

Diluvio de golazos para navegar hacia Europa
Foto: La Liga
Málaga CF
4 3
Deportivo de La Coruña
Málaga CF: Kameni; Roberto Rosales, Miguel Torres, Mikel Villanueva, Fede Ricca; Fornals (Duda, 86'), Camacho; Michael Santos (Onitiveros,72'), Juanpi, Chory Castro y Sandro (En Nesiry, 53').
Deportivo de La Coruña: Tyton; Juanfran, Albentosa, Sidnei, Luisinho; Borges, Guilherme; Bruno Gama, Fajr (Carlos Gil, 67'), Marlos Moreno (Mosquera, 89'); Florín Andone
MARCADOR: 0-1, Celso Borges, de penalti min. 3; 1-1, Santos, de penalti min. 21'; 2-1, Sandro min. 39; 3-1, Santos min. 55'; 3-2, Andone min. 72; 3-3, Borges min. 82; 4-3, Ontiveros min. 92.
ÁRBITRO: Vicandi Garrido (vasco). Tarjeta amarilla a Juanpi (76'), Camacho (78'), Ontiveros (92')/Luisinho (10')
INCIDENCIAS: 12.679 espectadores en La Rosaleda. Entrada más floja de la temporada a causa de la intensa lluvia.

No está muy acostumbrada La Rosaleda a vivir partidos con la lluvia como elemento presente. Es algo a lo que está más familiarizado el rival que rindió visita con motivo de la disputa de la jornada 13 de La Liga. El Deportivo aterrizó en la capital costasoleña en mitad de un temporal más propio de tierras gallegas y esto quizás les hizo sentirse un poco más en casa.

El Deportivo salió dominando

Tanto, que pocos minutos tuvieron que pasar tras el pitido inicial para que el equipo de Garitano se adelantase en el electrónico por mediación de Celso Borges desde los once metros. Fede Ricca cometió un penalti tras un centro y el costarricense se encargó de poner tierra de por medio. Jarro de agua fría para un Málaga que sin embargo supo nadar a contracorriente y poco a poco fue quitando posesión a un Deportivo que durante los primeros compases tuvo más presencia en el terreno de juego.

Florín Andone fue uno de los hombres más destacados por el lado deportivista y el rumano creó problemas a la zaga malaguista en varias ocasiones. Pero fue otra vez Celso Borges el protagonista, esta vez en contra de los intereses de su equipo. El atacante cometió un penalti sobre Michael Santos al agarrar al uruguayo cuando este retenía el esférico dentro del área. Fue 'el pelopo' el encargado de transformar la pena máxima y de paso demostrar que tiene mucho que decir esta temporada tras un periodo de adaptación lento.

La definición del término precisión

Tras el empate local, el encuentro se fue enfriando y poco fútbol se pudo ver sobre el excelente césped de La Rosaleda, que aguantaba a las mil maravillas a pesar de la intensa lluvia. Sin embargo, en el 39 iba a llegar un nuevo punto de inflexión para el partido. Un ex del Málaga, Raúl Albentosa, cometió una falta cercana al área que Sandro se adjudicó para el lanzamiento. El canario miró a portería, tomó aire, avanzó con paso firme y armó su pierna derecha para ejecutar un disparo de matrícula de honor, de esos que deberían poner en las escuelas de fútbol para ver cómo se debe tirar un libre directo. El balón rozó la escuadra por dentro de la red y el meta Tyton fue pieza de un Mannequin Challenge mientras contemplaba el que casi con toda seguridad será el gol de la jornada. Clase magistral de puntería para llevar al Málaga con ventaja al descanso.

Tras la reanudación, el Deportivo saltó al terreno de juego con mucho menos ímpetu que en el arranque del primer tiempo. El Málaga supo aprovecharse de esto y dispuso de alguna que otra ocasión clara para poner la sentencia. Una puntilla que pareció llegar en el 55 con el segundo tanto de la tarde para Michael Santos. EL charrúa aprovechó una asistencia de Pablo Fornals para poner el 3-1.

La última palabra todavía no estaba dicha 

Pero nunca hay que confiarse en esto del fútbol y mucho menos dar por muerto al rival. Por ello, el Deportivo no bajó los brazos y con la entrada de Carles Gil gozó de más presencia ofensiva. El extremo supo hacerse dueño del costado derecho y de un centro suyo nació el 3-2 anotado por Andone. Tres goles en tres partidos consecutivos para el rumano. Posteriormente, a los 10 minutos, Celso Borges conseguía la machada del empate para desesperación local. El de Costa Rica aprovechó un mal despeje de Carlos Kameni para apuntarse también el segundo en su cuenta particular.

Meritoria remontada de un Deportivo que por aquel entonces estaba más vivo que nunca. Sin embargo, Juande Ramos tenía otra baza bajo el chubasquero. El manchego dio entrada a Javi Ontiveros por un desgastado Michael Santos y el marbellí hizo el resto. El joven pelotero corría, presionaba y lo intentaba. Llegó el minuto 90 y con ello el descenso de esperanzas de la afición local por hacerse con los tres puntos.

Ontiveros y la fe malaguista

Pero el Málaga no entiende de imposibles y Ontiveros se llenó de fe en el 93 para sacarse un disparo lejano que batió a Tyton y desató la tormenta en La Rosaleda. Una lluvia de aplausos y alegría para dar por finalizado un encuentro en el que el Deportivo no mereció tanto castigo.  El Málaga CF supo llevar a buen puerto un duelo complicado y se acerca a Europa.