Empate que pudo ser debacle en La Rosaleda

Los de Michel, venían dispuestos a conseguir los tres puntos para así tener más cerca la posibilidad de salvación pero, el Levante no lo puso fácil e incluso pudo ganar el partido.

Empate que pudo ser debacle en La Rosaleda
Málaga - Levante | Foto: LaLiga.com
Málaga
0 0
Levante
Málaga: Roberto; Rosales, Hernández, Baysse, González; Recio, Adrián, Chory (Juanpi, min. 85), Keko (Ontiveros, min. 69); Peñaranda (Bastón, min. 58), Rolán.
Levante: Oier, Toño, Chema, Postigo, Moore; Samu (Hacen, min. 46), Campaña, Morales, Bardhi, Jason; Unal (Nano, min 56).
ÁRBITRO: Hernández (min. 30), Samu (min. 36), Bardhi (min. 51), Campaña (min. 90+1).

Dos equipos de la zona baja de la tabla se citaban en la noche del viernes en el estadio de La Rosaleda para vivir un partido de fútbol que podía ser clave para el futuro de ambos, aunque más del Málaga, de cara a quedarse o no en la categoría reina del fútbol español. Los de Míchel llegaban en volandas por su afición que con un espectacular recibimiento les dejó claro que no están solos, algo que los jugadores compensaron con un juego bastante mejor que el de los partidos anteriores aunque con falta de puntería. Por su parte, el Levante se enfrentaba ante una visita contra un rival directo y no iba a dejar que se le escapasen los puntos, algo que quedó claro desde el inicio.

Dominio pero sin gol

El Málaga llegaba tras el mal sabor de boca de caer en su estadio ante un segunda, el Numancia, y el partido ante el Levante era la mejor opción para resarcirse y conseguir puntos para salir de la zona baja de la tabla. Los de López Muñiz salieron bien plantados en el terreno de juego, aunque renunciaron al balón, que fue del equipo boquerón durante toda la primera mitad. Salvo ocasiones aisladas con centros laterales y alguna aproximación de Enes Ünal, poco ofreció el equipo valenciano.

Por su parte, el conjunto blanquiazul demostró que sabe jugar al balón y se hizo dueño y señor del partido, eso sí, sin una ocasión lo suficientemente clara de gol. Las llegadas al área de Oier se sucedían cada pocos minutos pero sin la fortuna de encontrar portería. Aún así, consiguieron inquietar al cuadro visitante en más de una acción, sobre todo a balón parado y con un Recio que demostró que los galones no le vienen pequeños. Poco más pasó en los minutos finales, los jugadores se retiraron con el 0-0 en el luminoso y con la afición gritando el "¡sí se puede!"

El arreón

Muy intenso salió el conjunto de Míchel en el inicio de la segunda mitad y lo demostró con un par de ocasiones, la más clara un saque de esquina botado por Recio que remata Luis Hernández en carrera pero le sale muy centrado y Oier (el mejor del partido) no tiene grandes problemas para hacerse con el disparo.

Poco a poco se lo fue creyendo y se vio a un equipo más sólido y decidido a ir a por los tres puntos. Aun así, el Levante concedió pocas ocasiones atrás y consiguió resistir el empuje del cuadro malagueño. Poco ofreció el equipo dirigido por López Muñiz, el empate era el objetivo y así lo demostraron, sin apenas posesión del balón, solo llegaron una o dos veces al área de Roberto sin peligro alguno a través de centros desde banda.

El Málaga siguió hundiendo a los visitantes, que solo podían achicar agua ante las varias ocasiones que tuvo el equipo malacitano, una de ellas muy clara, con un remate de cabeza en el área de Borja Bastón que pasó muy cerca del travesaño. Ya más con corazón que con otra cosa, el equipo de Míchel se volcó al ataque y con una Rosaleda que se entregó a su equipo trataron de buscar el gol. 

Finalmente el partido acabó en tablas y pudo ser mucho peor ya que, en el añadido, Roberto realizó una gran intervención para que el mano a mano contra Nino no acabase en gol.