Trece, mal presagio

El Málaga ha concluido la primera vuelta con trece partidos sin ver portería y los antecedentes en liga no invitan al optimismo.

Trece, mal presagio
Juanpi disputando un balón en el partido de Copa contra el Numancia en La Rosaleda (28/11/2017). Foto: Malaga CF

Uno de los muchos problemas del Málaga de Míchel era, sin duda, la falta de gol. Tras acabar la primera vuelta liguera, el Málaga se ha convertido en el equipo menos goleador de toda la categoría, con trece goles. Curiosamente, trece son los partidos en los que el equipo blanquiazul no ha visto puerta.  Una de las tareas del nuevo entrenador malaguista, José González, es mejorar esta cifra tan negativa de cara a la segunda vuelta.

El Málaga, con los trece partidos sin marcar en la primera vuelta, ya ha igualado al Levante de la 2007-08 y al Xerez de la 2009-10. Analizando las temporadas de Levante y Xerez, no son números nada halagüeños para el equipo costasoleño. Ambos equipos descendieron y ambos quedaron colistas. El Levante consiguió veintiséis puntos, a diecisiete puntos de la salvación que marcaba Osasuna. El Xerez, aunque registró mejores números y casi logra salvarse (a tres puntos de la salvación), finalizó la temporada último con treinta y cuatro puntos. El Xerez de esa temporada y el Málaga actual también están relacionados en más estadísticas.

En la historia de LaLiga, tan solo Elche en la temporada 1984-85, y Logroñés en la temporada 1994-95,  se quedaron sin marcar en más partidos que el Málaga en la primera vuelta de este año (catorce partidos). Para Elche y Logroñés su segunda vuelta tampoco fue suficiente, ya que ambos consumaron su descenso. El Elche terminó la temporada en decimoséptimo lugar con veintiséis puntos (participaban dieciocho equipos ese año), a cuatro puntos de la salvación, justo por detrás del CD Málaga, que se quedó a un punto de salvarse. Por su parte, el Logroñés acabó último en liga, con tan solo trece puntos, a quince puntos de la entonces llamada promoción de permanencia.

Los precedentes en liga no invitan al optimismo al entorno malaguista. Lo cierto es que solo quedan cincuenta y siete puntos por disputarse y la historia dice que la permanencia estará en torno a los cuarenta puntos. José González y los suyos deberán aferrarse a una segunda vuelta casi de Champions para mantener la categoría.