La efectividad del Oviedo noquea a un Nàstic que desapareció

El Nàstic comenzó bien el partido en el Carlos Tartiere, pero fue el Oviedo quien se adelantó en el luminoso mediante Koné. Después, los catalanes dispusieron de dos claras ocasiones que no aprovecharon. De forma seguida, el Oviedo hizo el segundo con una falta directa transformada por Susaeta. Ese segundo gol dejó noqueado a un Nàstic que, en la segunda mitad, apenas tuvo alguna llegada de peligro.

La efectividad del Oviedo noquea a un Nàstic que desapareció
Instantes posteriores al gol de Koné (1-0). (Imagen: LaLiga).
Oviedo
2 0
Nàstic
Oviedo: Esteban, Vila, David, Erice, Susaeta, Linares (Aguirre, min.73), Borja Valle (Héctor Font, min.83), Gómez, Peña, Koné (Toché, min.88), Johannesson.
Nàstic: Reina, Xisco, Iago Bouzón, Xavi Molina, Mossa, Manolo, Rocha, Emaná (Álex López, min.62), Jean Luc (Ferran Giner, min.57), Palanca (Xisco Hernández, min.74), Marcos.
MARCADOR: 1-0, min.21, Koné. 2-0, min.37, Susaeta.
ÁRBITRO: Amonestó con tarjeta amarilla a los visitantes Palanca (min.30), Xavi Molina (min.63, Manolo Martínez (min.65) y Álex López (min.76).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 13ª jornada disputado en el Carlos Tartiere ante 14.622 espectadores.

Recordando buenos tiempos, Real Oviedo y Nàstic de Tarragona se volvían a ver las caras en el Carlos Taritere. Hace apenas cinco meses del partido que unos y otros disputaron en el mismo escenario, cuando acababan de conseguir el ascenso a la Segunda División. Ahora las cosas, evidentemente, eran diferentes. Ambos son equipos de la zona media-alta de la tabla que prometían un buen partido. Y así fue. Aunque sólo en la primera mitad: en estos primeros cuarenta y cinco minutos, varias ocasiones claras y dos goles, ambos del costado local. Ya después de la reanudación, partido soporífero controlado por los locales ante un Nàstic sin ideas y tocado moralmente

Minutos de tanteo

Los primeros minutos de este partido estuvieron marcados por la poca determinación de ambos equipos para llegar a puerta. La posesión era superior para el Nàstic, que fue el primer equipo que llegó a la meta contraria con peligro. Era el 9’ cuando, tras una buena jugada, Jean Luc chutó desde dentro del área. El balón tocó en un defensa y llegó a pies de Emaná, quien chutó flojo y a las manos del portero Esteban.

En los primeros minutos el Nàstic tuvo más posesión. (Imagen: LaLiga).

El Oviedo no tardó en responder. Sólo dos minutos después, en un contraataque, Koné encaró la meta de Reina, pero una rápida respuesta de la zaga grana hizo que se viera forzado a chutar sin ángulo y fuera. Ya en el 18’, el portero visitante sacó de puerta y los locales recuperaron el balón. En cuestión de segundos se plantaron en el área visitante, pero Xavi Molina rechazó a córner el balón.

Cuesta arriba para los granas

Los tarraconenses, aunque bajo la atenta mirada de los millares de aficionados locales, tenían el partido controlado. Pero en el 21’ las cosas se les pusieron cuesta arriba: larga jugada local terminada con un centro de Susaeta desde la banda izquierda que Koné remató al fondo de las redes desde el punto de penalti y con mucha habilidad.

Tras el gol local, el Nàstic tuvo dos clarísimas ocasiones que podrían haber supuesto el empate o incluso la remontada, pero no fue así, sino que sucedió todo lo contrario. La primera de estas claras ocasiones de gol la tuvo Xavi Molina, quien libre de marca remató de cabeza rozando el palo derecho en un saque de córner (22’). Tres minutos más tarde, otra vez Palanca ejecutó el córner y Marcos remató al larguero.

Después de estas dos oportunidades perdidas, llegó el castigo. El Oviedo tenía cada vez más el balón y en la segunda ocasión clara que tuvo, hizo el segundo tanto del encuentro. Era una peligrosa falta a pocos metros de la frontal que chutó directa Susaeta. El balón topó en el palo derecho de Reina y fue hacia dentro (37’). 2-0.

Antes del descanso, los azulones ya ganaban 2-0. (Imagen: LaLiga).

Antes de que se llegase al descanso, el Nàstic tuvo otra buena oportunidad. Emaná dio una gran asistencia a Palanca, quien rompió la línea defensiva local y se plantó frente a Esteban. Pero en el cara a cara, el portero puso el pie y evitó que se colase el balón entre sus mallas (39’).

Segunda parte eludible 

El Oviedo tenía un marcador muy favorable, y el Nàstic la moral tocada. Así las cosas, la segunda parte que se jugó en el Carlos Tartiere fue realmente aburrida. Se tuvo que esperar hasta el 61' para ver una ocasión peligrosa: Susaeta cedió para Borja Valle, quien disparó fuerte y topó con la defensa catalana. 

Los granas se mostraron sin ideas en la reanudación. (Imagen: LaLiga).

En el 68' Linares rompió por completo la zaga visitante y se plantó furente a Reina. El portero sí reaccionó bien y consiguió llegar al esférico antes que el jugador local. A continuación llegó la, probablemente, única llegada peligrosa de los visitantes: centro de Mossa para el recién incorporado Álex López. El delantero catalán no controló bien el balón y pudo ser objeto de una falta por juego peligroso que no señaló el árbitro. El balón cayó a pies de David Rocha, quien chutó a la izquierda de Esteban.

Los minutos pasaban y la emoción brillaba por su ausencia. Era ya el 84' cuando Susaeta armó la pierna y disparó fuerte. Su disparo se marchó fuera rozando el palo derecho de Manolo Reina. Después, diez minutos por delante contando los cuatro de añadido en los que nada importante sucedió.