No quisieron perder

Nàstic y Zaragoza empatan a cero en un partido muy disputado en el que ambos tuvieron oportunidades para llevarse los tres puntos. El Nàstic cuajó un buen partido pero sigue sin ganar en lo que va de liga, mientras que el Zaragoza se mantiene en posiciones altas e incluso se pudo llevar los tres puntos.

No quisieron perder
Lopo (Nàstic) y Casado (Zaragoza) luchan por un balón aéreo | Foto: Nàstic de Tarragona
Nàstic
0 0
Zaragoza
Nàstic: Saja; Valentín, Bouzón, Lopo, Mossa; Madinda, Cordero; Lobato (Jean Luc, min.59), Ferran Giner (Rharsalla, min. 67); Uche, Álex López
Zaragoza: Irureta; Isaac, Marcelo Silva, Cabrera, Casado; Zapater, Fran (Érik Morán, min.59), Javi Ros, Álex Barrera (Pombo, min.75), Lanzarote; Ángel (Juan Muñoz, min 77).
ÁRBITRO: Aceres Franco (ESP) amonestó por parte local a Jean Luc (min. 88) y por parte visitante a Javi Ros (min. 41), Casado (min. 43) y Pombo (min. 81)
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la sexta jornada de la Liga 1|2|3. Disputado en el Nou Estadi de Tarragona ante 4.255 espectadores.

Era una buena oportunidad para el Nàstic de lograr la primera victoria de la temporada, en plena fiesta mayor de la ciudad y ante un rival de la categoría de los aragoneses, pero ni la revolución en la alineación de Vicente Moreno, ni el penalti a favor del que dispuso Uche hicieron posible que los locales pudieran avanzarse en el marcador. Por su parte, el Zaragoza puede irse satisfecho de Tarragona ya que, aunque sigue sin ganar lejos de su feudo, confirmó su imagen de equipo con oficio y arrancó un punto del siempre complicado Nou Estadi.

Tras la mala imagen que dejó el Nàstic en su visita a Soria, Vicente Moreno planteó un once con muchas novedades. De entrada, un cambio de formación al 4-4-2, combinando por vez primera a Uche y Álex López en punta y con Lopo y Bouzón como novedades en el centro de la zaga. En cambio, Luis Milla, entrenador del Zaragoza, dio continuidad a su once que tan bien le está funcionando, sólo con la novedad de Isaac sustituyendo al lesionado Xumetra.

Alternancias en el dominio

En los primero compases del encuentro no hubo un dominador claro, si bien es cierto que los maños supieron controlar la posesión, con la introducción táctica de Lanzarote por el centro del ataque, para dar más claridad a su juego, según comentó Milla en la posterior rueda de prensa. Poco a poco el Nàstic fue asentándose en el partido y trenzando jugadas, sobre todo gracias a Lobato y Madinda, que tomaron las riendas del mediocampo grana.

El partido estaba muy disputado en el mediocampo y la única ocasión del Nàstic llegó en un disparo de Uche en la frontal del área que se marchó por el palo derecho de Irureta. El Zaragoza tampoco dispuso de numerosas ocasiones, un disparo sin demasiado peligro de Ángel fue la opción de más peligro de los visitantes.

Cuando parecía que el partido se iría al descanso sin ningún imprevisto más, en el minuto 43, Aceres Franco no dudó en señalar penalti para el Nàstic tras un agarrón a Uche de Casado, amonestado con tarjeta amarilla. El propio delantero nigeriano, quien ya había marcado des de la pena máxima ante el Lugo, sería el lanzador. Uche disparó por el medio e Irureta acertó despejando el balón lejos de su portería y enviando el partido al descanso sin movimiento en el marcador.

Dominio local en el segundo tiempo

Tras unos primeros minutos en los que el Zaragoza tuvo alguna ocasión clara para avanzarse mediante Ángel, el Nàstic pasó a dominar el centro del campo, al que pareció no afectarle; sino motivarle, el penalti errado. Sobre todo por la banda derecha, mediante Valentín, los locales consiguieron llegar a la línea de fondo y poner centros al área, siempre bien resueltos por la defensa aragonesa, que se mostró muy sólida en todo momento. 

Los entrenadores empezaron la ronda de cambios al ver que los jugadores se iban descansando tras la intensidad de la primera mitad. Vicente Moreno introdujo a Jean Luc al campo, que ofreció verticalidad y consiguió romper las líneas visitantes, pero siempre falto de ideas al aproximarse al área.

El Zaragoza no se arrugó y con la entrada de Érik Morán y Lanzarote ocupando su posición natural en banda, trenzó buenas jugadas que el Nàstic consiguió abortar. La más clara llegó con el zurdo de los visitantes, Lanzarote, que disparó con rosca desde muy lejos y casi sorprendió a Saja, que consiguió desbaratar la oportunidad y cuajó nuevamente un gran partido bajo palos. 

En los minutos finales, un nuevo arreón local amenazó con llevarse los tres puntos. Dos remates de cabeza de Álex López y Bouzón pudieron dar los primeros tres puntos de la temporada al Nàstic, pero ambos salieron cerca del palo izquierdo de la portería de Irureta. 

De esta forma, el Nàstic sigue sin conocer la victoria tras seis partidos y lo más preocupante es que los tarraconenses no se han adelantado en ninguno de los encuentros, siempre han ido a remolque. Las sensaciones sí son mejores, sobre todo después de un mal partido en Soria, y deberá mantenerlas en el siguiente encuentro que disputará, este sábado en el Nuevo Arcángel, ante un Córdoba siempre peligroso en su estadio. Por su parte el Zaragoza se mantiene en la zona privilegiada de la clasificación, sigue sin vencer fuera de casa pero puntúa y sigue sumando puntos. Volverá a tener otra oportunidad de conocer la victoria a domicilio este domingo en Los Pajaritos, donde se enfrentará al Numancia.