Valioso punto del Nàstic en Sevilla para seguir con su buena dinámica

El Nàstic se avanzó con un golazo de Delgado tras una primera parte de dominio local. Ya en la segunda mitad, tres minutos fatídicos permitieron remontar al Sevilla Atlético con dos goles de Ivi. Los tarraconenses consiguieron empatar con fortuna y acabaron achuchando sin éxito la portería de Caro y el partido terminó 2-2.

Valioso punto del Nàstic en Sevilla para seguir con su buena dinámica
Foto | LFP
Sevilla Atlético
1 1
Gimnàstic de Tarragona
Sevilla Atlético: Caro; Carmona, Bernardo, Diego, Matos (min.37, Álex Muñoz); Fede, Yan Brice (min.55, Pozo), Cotán, Curro (min.81, Borja Lasso), Ivi; y Marc Gual.
Gimnàstic de Tarragona: Reina; Lobato (min.77, Gerard), Suzuki, Perone, Iago Bouzón, Mossa; Tejera, Cordero (min.55, Madinda), Molina; Emana y Delgado (min.72, Barreiro).
MARCADOR: 0-1, min. 44: Juan Delgado. 1-1, min.56: Ivi. 2-1. min.58: Ivi. 2-2, min.71: Emana.
ÁRBITRO: Javier Alberola Rojas (Comité Territorial de Castilla-La Mancha). Mostró tarjetas amarillas por parte de los locales a Bernardo; y por los visitantes Cordero y Xavi Molina.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigesimonovena jornada de la liga 1/2/3 disputado en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán ante 2.002 aficionados.

Juan Merino sorprendió con una sustitución en el once titular respecto a las últimas jornadas, que han sido tan fructíferas para el Nàstic. Xavi Molina, del que el míster ya habló maravillas en la última rueda de prensa por su competitividad y su liderazgo en el vestuario, ha ocupado el lugar de Levy Madinda. Por su parte, Diego Martínez también presentaba una sola novedad en su alineación. Bernardo, sancionado la última jornada por acumulació de tarjetas, volvía a la titularidad en la zaga sevillista.

En los primeros compases del partido no ocurrió nada destacable, con muchas interrupciones y sin un dominador claro, aunque fue Sevilla quien tuvo las ideas más claras y llegó al área contraria con más facilidad. 

La primera ocasión clara del partido fue para los locales, en un centro lateral que se paseó por el área y que finalmente remató Ivi a bocajarro, pero Reina tapó los espacios y consiguió rechazar el balón. Dos minutos después llegaría otra oportunidad para los andaluces, con un remate de Curro que fue muy centrado y no causó más estragos a Reina. En la siguiente jugada llegaría la respuesta del Nàstic, en forma contrataque, que terminó con un disparo desviado de Mossa. Ivi, el jugador más peligroso del Sevilla, volvió a desequilibrar por el flanco izquierdo y colgó un balón medido para Matos, que remató directamente al travesaño.

Final de la primera mitad immejorable

Cuando el Sevilla parecía que se hacía poco a poco con la posesión y el control del juego, llegó el gol del Nàstic. En una falta lateral, Tejera asistió en corto para Delgado, que estaba en el pico derecho del área. El chileno, que se encuentra en estado de gracia de cara la portería, golpeó al primer toque con el interior del pie al palo largo de la portería de Caro, que no pudo evitar el golazo con su estirada. Siendo objetivos, demasiado premio para el Nàstic el irse al descanso con ventaja en el marcador.

La mala suerte de las lesiones se cebó en esta ocasión con el Nàstic. En un choque con un adversario, Cordero empezó a sangrar sin parar, cosa que no le permitió continuar en el partido. Madinda, que fue la sorpresa al no ser titular, fue quien entró por el andaluz.

Descalabro defensivo

El Sevilla Atlético no tardó en empatar el encuentro. En el minuto 49, tras una pérdida de balón de Molina, Marc Gual lanzó la contra para los locales. Éste colgó el balón para Ivi que superó en el cara a cara a Suzuki y remató cruzado con la zurda, haciendo inútil la estirada de Reina. 

Dos minutos después, el filial completaría la remontada. Ivi aprovechó la inseguridad de Suzuki y se plantó solo ante Reina. El madrileño volvió a definir a la perfección con la pierna izquierda e hizo subir el segundo del Sevilla en el marcador. Un golpe muy duro para los hombres de Merino, que se encontraban de repente con un marcador inverso tras de unos minutos de despiste defensivo.

Después de unos minutos de calma en el juego, la suerte sonrió al Nàstic otra vez. Emaná se recibió un bolón interno en la frontal del área, se hizo hueco con dos fintas y disparó con todas su fuerzas. El balón tocó en un defensor y trazó una parábola que sorprendió a Caro por encima y entró ajustado al palo. 

Con el gol del empate, el Nàstic volvió a crecer y tomó el control del partido. Valentín sustituyó a Lobato, y aprovechó en diferentes ocasiones su zancada para llegar a la línea de fondo y colgar centros al área. El Nàstic pudo haber hecho el tercero en una ocasió clarísima que creó Emaná con una buena jugada individual y que acabó en un rechace que para Tejera, que remató flojo y centrado cuando lo tenía todo a favor. Antes del final del partido, los andaluces también gozaron de una ocasión muy clara. Marc Gual, que cuajó muy buen partido, armó la zurda desde muy lejos y disparó un trallazo imparable que se fue rozando el palo por centímetros.  

Puede dar por bueno el empate el Nàstic aunque teniendo en cuenta cómo se desarrollaron los últimos minutos, parecía más cerca el tercer gol visitante que no el local.